La otra cara de la protesta

PIQUETES

11/02/2015 12:55 C5N – Vivo Mención : Martín Ocampo – Fiscal General del Ministerio Público Fiscal de CABA.

Ignacio Ramírez – Columnista de policiales

Tenemos dos maneras de intervención judicial: la primera está vinculada a la intervención de la Ciudad de Buenos Aires, que interviene cuando hay una contravención, y la segunda que tiene que ver cuando intervienen los juzgados nacionales que intervienen cuando hay un delito que es el delito del 194 del código penal; el otro es el 78 del código contravencional.

En el caso de cuando intervenimos nosotros que es el 78 (cuando es la contravención), que es la obstrucción de la vía pública, en ese caso nosotros estamos viendo que muchas veces producto de las dificultades que se tienen a la hora de desarrollar la tarea de la actividad preventiva de la policía, identificar a quienes cometen las infracciones; es el elemento primordial para poder proseguir después las acciones, porque normalmente hay filmaciones y después se puede determinar si hubo una obstrucción a la circulación vehicular o no la hubo.

Estamos viendo con preocupación que el 90% de las causas terminan siendo desestimadas por los fiscales producto de que no tienen los elementos de prueba necesarios para poder continuar con la acción

Cuando se obstruye el trasporte público ahí se comete un delito y tiene una infracción mucho más grave. La infracción puede ir desde los 3 meses hasta 2 años de prisión.

En la Ciudad de Buenos Aires yo tengo la impresión de que la mayoría de las veces se entorpece y se dificulta el transporte público cuando se hace un piquete, porque se hace sobre avenidas; en las avenidas circulan colectivos, y me parece que da mucho para hacerse en términos de la intervención de las autoridades policiales, y luego de las autoridades judiciales cuando se produce el hecho.

En los casos que tenemos dificultad en identificar a las personas; que es una tarea que hacen las fuerzas de seguridad. Las fuerzas de seguridad tiene la obligación de intervenir cuando alguien está desarrollando una conducta prohibida, le establecemos que los identifiquen, que los hagan cesar en la contravención, y que luego los remitan a la fiscalía.

Normalmente esta situación no se da siempre así, es decir; no siempre se remite a la fiscalía, no siempre se los identifica, a veces se entablan procesos de negociación para sacarlos de la vía publica y eso termina con que no mandan los informes a la fiscalía y lógicamente;  nosotros sin los elementos que nos vienen de la autoridad policial, no podemos desarrollar la tarea de investigación, es decir; nosotros intervenimos después de que se cometió el hecho.

A los que sancionamos son a las personas, porque los que cometen la obstrucción son las personas que las cometen, así que nosotros siempre necesitamos de la identificación de esas personas para poder continuar con la acción judicial y poder sancionarlos. No se sanciona organizaciones.

Ahí nosotros necesitamos mucho de la colaboración policial, es decir;  es importantísima la actividad preventiva de la policía, la actividad disuasoria también, porque tienen la obligación de intervenir, de dejar carriles para que pueda circular el tránsito vehicular. Y cuando se produce un delito, cuando hay que intervenir (es el delito 194 del código penal)  porque esa norma es mucho más gravosa que la contravención; hay que dar intervención a los juzgados nacionales para que ellos puedan perseguir estas conductas