Fue intencional el incendio en el que murieron 10 bomberos

IRON MOUNTAIN

28/02/2015 Clarín

La tragedia de Barracas En el galpón de Iron Mountain había documentación de empresas Lo dice un informe de la Policía Federal, que confirma las denuncias de familiares de las víctimas. Según los peritajes, hubo varios focos y se usó combustible.

El incendio del depósito de Iron Mountain en Barracas fue intencional.

Así lo determinaron dos pericias realizadas por la División Siniestros de la Policía Federal y el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), que ayer fueron reveladas por el Ministerio Público Fiscal de la Nación. Los peritos comprobaron que hubo varios focos ígneos simultáneos y encontraron rastros de sustancias combustibles, que se usaron para acelerar el fuego. También descubrieron que éste podría haberse iniciado en forma remota. En el siniestro murieron ocho bomberos y dos integrantes de Defensa Civil.

Los informes de Bomberos y del INTI fueron recibidos por la fiscal Marcela Sánchez, a cargo interinamente de la Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción N° 37.

En un comunicado, el Ministerio Público Fiscal detalló que los peritos de la División Siniestros de la Policía Federal “concluyeron que el fuego comenzó entre los depósitos 7 y 8, a unos 7 metros de la línea de edificación de la calle Benito Quinquela Martín. Asimismo, se encontraron rastros de sustancias combustibles y se estableció que el foco del fuego se produjo por dispositivos colocados al efecto, ya que también se encontraron restos de conductores y transformadores de energía, que no se correspondían con partes de equipos del lugar”.

Desde la fiscalía, además, explicaron que los especialistas del INTI llegaron a las mismas conclusiones que los peritos de la Policía. Aún faltan los resultados de los estudios que están realizando los ingenieros de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), a pedido del juez de instrucción Pablo Ormaechea.

Las pericias habrían verificado que el fuego comenzó por dispositivos colocados en cajas de cartón y, además, que se habría utilizado combustible para acelerarlo. Por eso la conclusión es que se trató de un hecho intencional y planificado.

Incluso, por los restos de conductores hallados, se cree que el incendio pudo haber sido iniciado de manera remota, con la ayuda de combustible para que se replicara.

Por otra parte, durante la investigación que lleva adelante el juez Ormaechea ya se había verificado que, extrañamente, el día del siniestro los depósitos de agua que abastecían al sistema contra incendios del depósito se encontraban vacíos.

El 5 de febrero se cumplió un año de la tragedia. El incendio comenzó alrededor de las 8, en el depósito que estaba ubicado entre Azara, Salvadores, Jovellanos y Quinquela Martín, en el barrio de Barracas. El fuego se desató en un sector que daba hacia Azara 1245 y rápidamente se propagó a todo el edificio. Alrededor de las 9.15, con el fuego descontrolado, el paredón que da a la calle Jovellanos se desplomó sobre un grupo de bomberos y rescatistas de Defensa Civil que trabajaban en el lugar, provocando la muerte de 10 de ellos y varios heridos.

Los familiares de las víctimas siempre sostuvieron que el incendio fue intencional. “Sabemos que se trató de un hecho premeditado, si no cómo explican que se desarrollaron cuatro focos ígneos simultáneos en distintos lugares”, aseguró Jorge Campos, también bombero y padre de Sebastián, una de las víctimas, en el acto de homenaje por el aniversario de la tragedia.

Desde la empresa Iron Mountain ayer expresaron “indignación” al conocer que el origen del incendio fue intencional. “Expresamos una vez más nuestro más profundo reconocimiento a los diez rescatistas que dieron sus vidas conjuntamente con quienes resultaron heridos y compartimos el dolor de sus familias.

Nos entristece e indigna haber tomado conocimiento de que la presunta causa de esta tragedia es un incendio intencional, un acto cruel y sin sentido cometido sin la más mínima preocupación por la seguridad de nuestra sociedad. Teniendo en cuenta que la investigación aún sigue su curso, la compañía no está en condiciones de hacer comentarios o especulaciones. Y manifiesta nuevamente su pleno compromiso y colaboración para brindar su apoyo a las autoridades en la investigación que están llevando a cabo”, afirmaron sus voceros a través de un comunicado.

En el depósito de Iron Mountain se almacenaba documentación de más de 600 empresas, instituciones y reparticiones del Estado, incluyendo la Policía Federal. También se quemaron 5.000 cajas de archivos del HSBC, un banco que está siendo investigado por lavado de dinero

 

Hace un año. Bomberos combaten el fuego entre los escombros; ya se sabía que el sistema de extinción no había funcionado porque los tanques estaban vacíos. emiliana miguelez

 

Radiografía del desastre 10 muertos Por el derrumbe del muro. Ocho bomberos y dos rescatistas de Defensa Civil murieron mientras trataban de ingresar al depósito por Jovellanos.

 

Las víctimas Leonardo Day Anahí Garnica Eduardo Conesa Damián Véliz Maximiliano Martínez Juan Monticelli (Policía Federal) Sebastián Campos y Facundo Ambrossi (Voluntarios) P. Barícola y José Méndez (DC) Sabemos que se trató de un hecho premeditado.

Hubo cuatro focos ígneos”.

Jorge Campos bombero y padre de una de las victimas De Iron Mountain se incendiaron entre Inglaterra, Estados Unidos, Canadá e Italia. En seis de los casos se cree que el fuego fue intencional.

Depósitos 7 Nos entristece e indigna que la presunta causa de esta tragedia es un incendio intencional.

Iron Mountain comunicado de ayer

 

Los que perdieron información Más de 600 firmas guardaban sus papeles dentro del galpón En el depósito de Iron Mountain siniestrado guardaban archivos 642 firmas. Según un informe de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), las que perdieron más información fueron Edesur, Swiss Medical, las sucursales locales de los bancos BNP Paribas, Santander Río, HSBC, JP Morgan Chase y Patagonia, Telefónica, Edenor, Monsanto, el Ministerio de Desarrollo Social y Aerolíneas Argentinas, entre otras. Además, “se constataron 29 investigaciones que, de alguna manera, se vinculan con las empresas clientes de Iron Mountain”. Co- mo ejemplo puso el caso del BNP Paribas, que perdió 2.554 cajas.

Clientes y ejecutivos de este banco están siendo investigados por su presunta participación en una asociación ilícita que, entre 2000 y 2008, habría lavado activos de actividades ilegales y sacado del país mil millones de dólares. Con posterioridad al informe de la Procelac, la Justicia allanó oficinas del HSBC, en el marco de una denuncia de la AFIP por evasión fiscal y lavado de dinero, por la que ya hay directivos del banco procesados.

Pero en el HSBC alegaron que parte de la documentación requerida se perdió en el incendio.