Tras la agresión a un jugador, ratifican el fútbol con hinchas visitantes en la Provincia

VIOLENCIA EN EL FÚTBOL 

07/10/2015 Clarín

El gobernador Scioli mantuvo la medida a pesar de los consejos de sus funcionarios. Este fin de semana habrá dos partidos del Ascenso con visitantes, incluso otro en Mar del Plata.
Un encendedor prendió la mecha de una interna política a nivel provincial y dentro de la propia AFA.
No es una figura. En vez de utilizarlo para fumarse un cigarrillo, el hincha de Lanús -que estaría identificado- que lo arrojó como un proyectil sobre Pablo Lugüercio, no sólo le provocó una úlcera de córnea al delantero de Aldosivi.
Además, generó un conf licto de proporciones que puso en riesgo la medida que tomó Daniel Scioli, gobernador de la Provincia de Buenos Aires y candidato a Presidente de la Nación por el Frente para la Victoria, y avivó la grieta entre los dirigentes del fútbol. Ayer, después del mediodía, Scioli estuvo a punto de dar marcha atrás con la decisión de permitir partidos con público visitante en territorio bonaerense. Se lo recomendaron el Ministro de Seguridad, Alejandro Granados, y el Secretario de Deportes, Alejandro Rodríguez. Sin embargo, el postulante al sillón de la Casa Rosada siguió adelante con su postura después de evaluar el costo político. Y este fin de semana habrá dos partidos del Ascenso con visitantes: Unión de Mar del Plata- Ferro, el sábado a las 21, y Platense- Flandria, el lunes a las 15.
“Seguirá el público visitante. De 18 partidos que se jugaron con las parcialidades, sólo tuvimos problemas en Aldosivi-Lanús. Están dadas las condiciones”, manifestó Granados en declaraciones a radio La Red. Y añadió: “Recibir visitantes debe ser optativo. No se puede obligar a ningún club”.
Y desató un nudo que se había producido alrededor de un partido que comenzaba a hacer ruido en La Plata, sede de la Gobernación provincial, y en la calle Viamonte.
Se trata del clásico entre Racing y Boca, que podría terminar con una vuelta olímpica azul y oro en Avellaneda.
Scioli -hincha de Boca- había sugerido que ese encuentro se desarrollara con público visitante.
Pero los dirigentes de Racing pusieron el grito en el cielo. Y para no dejar resquicios, ayer empezaron a vender las plateas sólo para socios, con el objetivo de evitar infiltrados el domingo 18, a las 21.30.
Hay una historia detrás de esta disputa, claro. Aldosivi-Lanús se jugó con simpatizantes granates porque desde el Ministerio de Seguridad le bajaron el pulgar a Banfield-Racing. En Avellaneda aseguran que esta decisión tuvo que ver con la postura política de Víctor Blanco, presidente de la Academia, en torno a las elecciones de la AFA. Blanco no apoya a Marcelo Tinelli, a quien Scioli observa con buenos ojos para ocupar el cargo que hoy ostenta Luis Segura. Sin ir más lejos, la semana pasada, el conductor de televisión y vicepresidente de San Lorenzo se juntó con Carlos Zannini, candidato a vicepresidente de la Nación, en Balcarce 50, para hablar del futuro Fútbol Para Todos. Tinelli llegó acompañado por su amigo Lautaro Mauro, hombre de estrecha confianza de Scioli.
Lo cierto es que Scioli no podía “retroceder en chancletas”, como dijeron en su entorno. Ya había tomado una decisión, la de mostrar que la provincia que conduce está capacitada para controlar la seguridad de los partidos de fútbol.
Granados se encolumnó detrás del gobernador y habló de la implementación de 19 mil nuevos agentes. Sin embargo, en el cuarto partido de Primera División con visitantes hubo que lamentar un incidente. Y casi pierde el ojo Lugüercio, antes del partido que Aldosivi le ganó 3 a 1 a Lanús en el estadio José María Minella, donde el Gobierno bonaerense facilitó la disputa de partidos en los torneos de verano con ambas parcialidades en las tribunas. Los dirigentes del fútbol argentino, así y todo, consideran que es contraproducente la vuelta de los visitantes. “¿Sabés qué pasa? Si te dan 4500 entradas, 1500 se las tenés que dar a la barra.
Te piden micros, van dados vuelta y arman quilombo. ¿Para qué? Y si le tenemos que abrir nuestro estadio a los visitantes, nos queda menos lugar para nuestra gente y te putean de arriba a abajo”, le dijo a Clarín un directivo de un club grande.
Los dirigentes de los equipos chicos, en cambio, se regodean con la recaudación de visitantes ilustres. “En lo que va del torneo, no pudimos jugar ningún partido con un grande de local, salvo San Lorenzo. Y sin recibir a su gente.
Así, es imposible subsistir”, aseguró José Moscuzza, presidente de Aldosivi. Y habló de las pérdidas significativas del lunes: “Había, como mucho, 200 hinchas de Lanús, 400 policías y agregaron 150 más de Tres Arroyos y Tandil. Perdimos entre 40 mil y 50 mil pesos”.
Segura, en tanto, manifestó: “Los que provocaron esto son unos estúpidos.
Espero que sea un suceso aislado y que no se repita”. Y volvió a dejar al desnudo una falencia: la cobertura de los paredones de los estadios con colchonetas. “Estamos teniendo problemas con los materiales. Nos retrasamos más de lo pensado”, dijo el presidente.
Otra historia, otro problema de nuestro fútbol desvencijado.