Los veteranos siguen en la Plaza de Mayo, sin pared, pero con el mismo reclamo

USURPACIÓN EN PLAZA DE MAYO

09/10/2015 – La Nación – Mención Fiscalía General de la ciudad. 

Continuarán con las tratativas para ser reconocidos como ex combatientes de Malvinas; el gobierno los multó con 5000 pesos por los daños. Josefina Marcuzzi
El honor. Así, como en época de guerra, los ex soldados durante la Guerra de las Malvinas que quedaron en el continente afirman que el honor los mantuvo estos 2781 días que llevan de acampe en la Plaza de Mayo. El paredón que construyeron ayer para levantar un refugio de material que reemplazara la carpa en la que perseveran con su reclamo de reconocimiento como ex combatientes fue derribada por ellos mismos, pero juran que continuarán en esta vía de lucha hasta que el Gobierno les dé una respuesta. Incluso, no descartan levantar la pared nuevamente.
“La tiramos abajo como gesto de buena voluntad, pero seguimos en tratativas para llegar a un acuerdo”, dijo a LA NACION Tulio Fraboschi, que encabeza la movilización. Si bien desde la Casa Rosada adelantaron que “no atenderán el pedido”, el grupo de veteranos afirma que mantienen negociaciones “en buenos términos” con el equipo de trabajo del ministro de Defensa, Agustín Rossi.
Castigo por la acción
El acampe se mantiene y la Fiscalía General de la ciudad abrió una causa por “daño agravado y usurpación”, y, según dijeron fuentes judiciales a LA NACION, denunció a la Policía Federal por incumplimiento de deberes de funcionario público, por no haber evitado el inicio de la construcción.
El gobierno porteño indicó que les exigirá a los ex soldados que afronten el pago de una multa de 5000 pesos por los daños ocasionados en la Plaza de Mayo. Esa suma demandará la reparación del césped y de un cantero destruidos durante la obra del fallido paredón, cuyos restos ayer habían sido limpiados casi por completo. Fraboschi dijo a LA NACION que no han sido notificados sobre la multa y que el diálogo con el gobierno de la ciudad es bueno.
El vocero de los ex soldados continentales dijo que con la ley 24.950 el Congreso Nacional reconoció dentro del listado de 649 héroes nacionales a 17 que perdieron la vida en la costa patagónica en cumplimiento de las órdenes de defensa del litoral marítimo. “Se les otorgaron honores a todos los partícipes que sobrevivieron a la guerra, menos a los miembros del Ejército que intervinieron en continente. Enfrentamos a ingleses y tuvimos prisioneros. ¿Acaso eso no es formar parte del conflicto?”, aducen los ex soldados en diálogo con LA NACION.
Los del continente
Durante más de siete años, cerca de 400 hombres se han turnado para mantener una guardia que reúne a entre siete y diez compañeros que duermen en una carpa erguida en la plaza, del lado de Hipólito Yrigoyen. En medio del acampe, un árbol es el sostén y apoyo de otros objetos; un perro callejero blanco duerme al pie de una de las dos camas. Un hombre descansa sobre sus muletas; otro saca fotos. En el grupo hay gente en situación de calle, trabajadores informales, empleados de comercio, profesionales y emprendedores.
Quienes formaban parte del Teatro de Operaciones del Atlántico Sur (TOAS) cumplían, durante el conflicto, tareas de defensa del espacio aéreo naval y de las zonas costeras. Claudio Barcos tiene 52 años y está sentado en la fuente, al lado del campamento; cuando tenía 18 años revistaba en Comodoro Rivadavia. Cuenta algo que no figura en ningún libro de historia: un hipotético enfrentamiento con soldados ingleses, el 21 de mayo de 1982, en el que, dice, mataron a dos y tomaron a otros dos prisioneros; jura, incluso, que le temblaron las manos durante varias horas después de disparar con su fusil. “¿Cómo pueden decirnos que eso no es formar parte del conflicto?”, pregunta, como buscando una respuesta, que no llegará. Llora. Está casado y tiene dos hijos, y viaja desde Merlo una vez por semana para sostener su guardia. No tiene trabajo estable y mantiene a su familia mediante tareas variadas, especialmente carpintería. “Cuando un ex combatiente reconocido ingresa en un trabajo, cobra, por ley, el doble de lo que cobra un trabajador común. Y nosotros no tenemos ninguno de esos beneficios”, agrega Barcos.
En medio de la tensión, Fraboschi, Barcos y los demás reconocieron la actitud del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, que ayer sostuvo que “para acceder al beneficio sólo los que participaron de la acción bélica pueden reclamar, no importa el lugar en el que hayan estado durante la guerra”.
Algunos estuvieron en Comodoro Rivadavia y otros en Ushuaia. Unos mantuvieron a los prisioneros ingleses, otros sólo montaron guardia; otros empuñaron y dispararon sus fusiles, afirman. Juran que a todos los unen el honor y la perseverancia, y que irán hasta el final con su reclamo por el reconocimiento.
En declaraciones radiales, Ernesto Alonso, titular de la Comisión Nacional de Ex Combatientes de Malvinas, dijo que “los que están en la plaza no son ex combatientes”. En respuesta, Fraboschi invitó personalmente a Alonso a debatir cara a cara. El conflicto continúa y si bien los veteranos asumen que la acción de levantar un paredón es un hecho ilícito, aseguran que lo peor de la situación es que no les reconozcan el problema de fondo.
El conflicto, paso a paso
El paredón fue construido anteayer a la mañana y derribado pasadas las diez de la noche
El gobierno porteño valuó los daños en la Plaza de Mayo en 5000 pesos, que en principio deberán pagar los veteranos como multa
La Fiscalía General de la ciudad abrió una causa por daño agravado y usurpación, y denunció a la Policía Federal por incumplimiento de deberes