Por una protesta de cartoneros, hubo caos y mal olor en el centro

CARTONEROS

22/10/2015 La Nación

Cortaron Diagonal Norte unas 30 personas; quemaron basura y contenedores.
Valeria Musse
Por la protesta que protagonizaron una treintena de cartoneros en Diagonal Norte y Florida, frente a las puertas del Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño, el centro se convirtió ayer en un caos durante más de nueve horas.
Mientras autos particulares y colectivos transitaban por las calles linderas, en medio de un gran congestionamiento, Diagonal Norte se transformó en un basural, ya que los manifestantes quemaron bolsas de residuos y cestos de basura sobre la calzada, como parte de un reclamo laboral.
Germán Vergara, que se identificó como dirigente de la cooperativa de recicladores 30 de Noviembre, dijo a LA NACION que hace tres semanas que no reciben “los cuatro camiones que corresponden por día con material para clasificar, prensar y vender”. Según agregó, el gobierno de la ciudad “está derivando esa mercadería, unos 4500 kilos diarios, a otra organización amiga”. La cooperativa 30 de Noviembre agrupa a 40 familias.
Como no obtenían respuesta oficial, los cartoneros decidieron ayer cortar el tránsito frente a las oficinas ministeriales. Mientras Vergara y otro compañero se ataron a árboles de la vereda, el resto de los manifestantes quemaron basura y cestos sobre la calle. Los más exaltados golpearon las rejas del edificio, en Diagonal Norte al 500.
La protesta comenzó alrededor de las 10 y continuó hasta pasadas las 19. El piquete generó un gran caos vehicular en la zona, mientras el lugar de la manifestación se convirtió en un basural a cielo abierto. Había residuos dispersos por doquier y el mal olor se expandía.
Fuentes del gobierno porteño indicaron a LA NACION que el reclamo tiene dos ejes: el aumento del incentivo que reciben los recicladores -según los cartoneros, ese “salario” es de $ 2500- y el pase de trabajadores de recuperadores urbanos a ambientales. Los primeros realizan su labor recorriendo las calles tres veces por semana y los segundos trabajan en los llamados centros verdes.
“Los manifestantes se comportaron de manera agresiva desde el primer momento, sin buscar dialogar, e impidieron el ingreso y el egreso de los empleados. El gobierno de la ciudad no puede atender de ninguna manera este reclamo. No tienen representatividad en el sistema de recuperadores urbanos y ambientales y tampoco presentaron ningún plan ni petitorio”, agregaron voceros del Ministerio de Ambiente.
A comienzos del mes pasado, los cartoneros también habían prendido fuego los contenedores de basura dispuestos en esa calle y cruzado un camión en la esquina de Diagonal Norte y Bolívar, causando la interrupción total del tránsito, mientras efectivos de la Policía Metropolitana custodiaban la zona.
La protesta se enlazó con otra frente al Congreso de la Nación que, a partir de las 19, complicó todavía más el tránsito en esa zona. Proteccionistas de animales exigieron la sanción de dos proyectos de ley que prohíben la tracción a sangre y las carreras de perros en todo el país, respectivamente.