Detectan más de 2.000 infractores diarios en el Microcentro

TRÁNSITO

26/02/2016 – Clarín

Fueron 11.529 vehículos particulares pescados por las 24 cámaras que leen patentes y las envían a los controladores.

Allí las analizan y luego se envían las fotomultas a los responsables. El costo de cada una es $ 770.

Sólo en la primera semana de controles con cámaras el Gobierno porteño detectó 11.529 autos que ingresaron sin permiso al área restringida del Microcentro, por lo que recibirán fotomultas. Fue casi la mitad del total de vehículos particulares que circularon por esa zona.

Así lo informó la Secretaría de Tránsito y Transporte de la Ciudad. Desde el lunes 15 hasta el viernes pasado entraron al área restringida 23.200 vehículos, de los cuales 6.696 fueron taxis, 4.446 motos, 496 autos con permiso, 56 remises y el resto los que estuvieron en infracción. Ahora los controladores de faltas deberán analizar las imágenes, y salvo en algún caso excepcional, la mayoría debería recibir el acta de infracción con la foto. La cantidad de infractores en la primera semana estuvo dentro de la previsión que tenía la Ciudad, de entre 1.500 y 2.500 diarias, aunque lo lógico es que con el correr del tiempo se vaya estabilizando a la baja.

La multa es de $ 770, porque equivale a 100 Unidades Fijas. Ese monto se actualiza semestralmente de acuerdo al valor de medio litro de nafta de mayor octanaje, con lo cual a futuro seguramente subirá.

La restricción al tránsito particular en el Microcentro rige desde marzo de 2012, y abarca la zona comprendida por Avenida de Mayo, Carlos Pellegrini, Córdoba y Leandro N. Alem, con la excepción de Corrientes, Diagonal Norte, Viamonte y el tramo de San Martín entre Corrientes y Córdoba. Por ese sector, entre las 11 y las 16 de los días hábiles no pueden circular los vehículos particulares, salvo aquellos que tengan un permiso emitido por el Gobierno de la Ciudad, que se renueva anualmente y cuesta $ 1.000.

Para conseguir esa autorización, el dueño del vehículo debe presentar la constancia de que utiliza una cochera en la zona, sea la escritura, el contrato de alquiler o las facturas del estacionamiento. Hay 7.600 permisos vigentes, que se renuevan anualmente. En tanto, los taxis, remises, motos, camiones de caudales y otros servicios pueden andar libremente.

La decisión de prohibir el tránsito particular se tomó en su momento para priorizar a los peatones en el Microcentro. En la Ciudad aseguran que la cantidad promedio diario de autos bajó de 15.000 a 4.600. “Queremos que el Microcentro sea un área de convivencia y disfrute para el millón de personas que diariamente lo transitan. Por eso, generamos más espacios para el peatón, alentamos el uso de la bicicleta e incorporamos nueva tecnología para ordenar el tránsito” aseguró Juan José Mendez, secretario de Transporte de la Ciudad.

Hasta el lunes pasado el control para evitar que ingresaran autos sin permiso estaba en manos del Cuerpo de Agentes de Tránsito. Pero esto implicaba que demasiados agentes estuvieran destinados a esa sola tarea, y de hecho cuando había algún operativo urgente en el Centro, por una manifestación o un accidente, varios de esos efectivos debían trasladarse y el control se perdía. Con ese sistema se labraban unas 325 multas diarias, aunque muchos conductores no entraban en la zona porque los agentes les avisaban que iban a cometer una infracción.

Por eso la Ciudad instaló 24 cámaras de monitoreo, que empezaron a funcionar el 20 de enero, aunque las fotomultas empezaron a contarlas desde el lunes 15, tras unos días de difusión para los automovilistas. Las máquinas captan dos fotos, una de la chapa patente y otra más amplia con el contexto de la cuadra. El sistema está conectado con una base de datos donde figuran las patentes de los autos con permiso, y al encontrar un infractor lo deriva a un control de faltas, que chequea la información y da curso a la fotomulta, que le llegaría al dueño del auto 20 a 30 días después.

A la base de datos también tiene acceso la Policía Metropolitana, con lo cual el sistema no sólo servirá para detectar infractores de tránsito sino también autos robados o con pedido de captura.

El servicio de las fotomultas lo brinda la empresa Boldt, que ganó la licitación por dos años a cambio de $ 7.000.000. Todo lo que se recaude con las sanciones irá al Gobierno porteño.