El plan antipiquetes también incluye las protestas de vecinos por los cortes de luz

CORTES DE CALLES

29/02/2016 – Clarín

Los piquetes vecinales son los que más crecen en la Ciudad.

Superaron a las reclamos de municipales y organizaciones sociales. En el Gobierno nacional aseguran que el protocolo debe aplicarse en todos los casos.
Tuvo su debut a medias la semana pasada con los cortes y la concentración en Plaza de Mayo de ATE.
El protocolo antipiquete que impulsa la ministra de Seguridad Patricia Bullrich viene a intentar cambiar una situación definitivamente instalada en la Ciudad: protestas continuas y caos de tránsito.
Según Bullrich, el miércoles se acordó con ATE que no hubiera cortes en rutas (como la Panamericana) o en los accesos como parte del nuevo protocolo. Y calificó de “confusa” la situación en Capital donde no se pudieron desactivar piquetes en Corrientes y Callao y en la 9 de Julio por una medida cautelar.
Sin embargo, los piquetes de los empleados municipales o de organizaciones sociales ya no son los más habituales en la Capital.
Así lo confirma un informe de la consultora Diagnóstico Político. El año pasado en la Ciudad hubo 702cortes de calles, de los cuales 165 fueron protagonizados por vecinos.
En segundo lugar estuvieron los trabajadores estatales (158 protestas) y en el tercero las organizaciones piqueteras (133). Las cifras son similares en el Conurbano.
Ante este nuevo panorama, donde los vecinos se manifiestan por ejemplo por la falta de luz o para reclamar mayor seguridad, desde el Gobierno nacional aseguran que el protocolo contempla para todos los casos la misma actitud: no se puede cortar. En estos casos por lo general actúa la comisaría del barrio que, claramente, no tiene un entrenamiento especial para ese tipo de casos. El protocolo indica que el policía debe acercarse a los manifestantes e invitarlos a protestar en la vereda. Como es difícil imaginar una resolución tan sencilla, la orden es que se continúe con mecanismos de persuasión.
“Hay que generar una cultura de que no se corta”, afirma una alta fuente gubernamental involucrada en el asunto. Pero ante un caso concreto como un corte de vía, la orden es concreta: “Los tenés que sacar”.
Igualmente señalan que es importante que los cortes son un tema de cada jurisdicción, y que hasta que se ponga en marcha definitiva el protocolo, “hay que ir planteando un cambio a la situación actual”.
La tendencia en alza de los piquetes de vecinos se venía notando en los últimos años. Según Diagnóstico Político, en los distintos rankings anuales los vecinos pasaron del quinto puesto en 2009 al tercero en 2010 y 2011 y al segundo en los años siguientes, hasta liderar en 2015.
“Esto es un símbolo de la alarmante consolidación de la cultura del piquete. Los vecinos comprendieron que el método más efectivo para recuperar el suministro eléctrico o lograr más policías para el barrio es cortar una avenida o autopista.
Sólo así se llama la atención de los medios de comunicación y luego de las autoridades. El rol del Estado debería ser la de garantizar un justo equilibrio entre el derecho a manifestarse y el derecho a la libre circulación”, comentó Patricio Giusto, director de Diagnóstico Político.
Lo llamativo es que son los propios vecinos quienes se fastidian por los problemas que causan los piquetes, y por eso el tránsito está entre las principales quejas que le llegan al Gobierno porteño, por ejemplo. ¿Cómo se explica esta incoherencia? Una encuesta que había realizado la misma consultora ya había detectado que el 84% de los porteños rechazaban a los piquetes como forma de protesta, pero el 78% los justificada si eran realizados para reclamar por cortes de luz o por la inseguridad.