Con medidas en contra, Uber sigue funcionando

MOVILIDAD

15/04/2016 El Economista

Mención Justicia porteña.

“Uber continúa operando con normalidad y sirviendo a nuestra gran comunidad de socios y usuarios en Buenos Aires”.

Así respondió Uber a la seguidilla de embates que recibió esta semana.
La Justicia porteña aceptó el amparo de los taxistas y ordenó que Gobierno de la Ciudad arbitre “de inmediato” las medidas necesarias para suspender cualquier actividad que desarrolle la empresa norteamericana, que permite mediante una aplicación para dispositivos móviles solicitar traslados en vehículos privados. Asimismo, la Legislatura aprobó una declaración de rechazo y hasta el presidente Muricio Macri se despachó sobre el tema. “Los taxistas son un símbolo de la Argentina”, dijo.
El juez Víctor Trionfetti, titular el Juzgado Nº15 en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad de Buenos Aires, hizo lugar al amparo presentado por Omar Viviani, del sindicato de taxistas, y dio plazo hasta el sábado para que el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta detenga el funcionamiento de Uber. En este marco, agentes de tránsito del gobierno local sancionaron a un chofer de la empresa en el barrio de Caballito con una multa de $77.000 y le secuestraron el auto.
Uber informó que se hizo cargo de la punición y de liberar el coche.
Como otra medida, el secretario de Transporte de la ciudad, Juan José Méndez, indicó que las autoridades lanzaron la clausura de la empresa y que, si bien se lo comunicaron a la policía y a la fiscalía, no pudieron informárselo a la firma porque “no tiene oficinas declaradas”.
Pese a las noticias oficiales, desde la empresa salieron a aclarar que Uber “no ha sido prohibido, suspendido ni dado de baja”, y explicaron que la medida cautelar dictada por el juez Trionfetti “no tiene efectos sobre Uber porque no fue demandada y porque no hay una sentencia de fondo sobre el tema”. Agregaron que “Uber en Buenos Aires está posibilitando un servicio legal, respaldado por el el Código Civil y Comercial (Ley 26.994), de aplicación nacional, que establece en su artículo 1.280 la figura del contrato de transporte.
Con base en este código,una persona puede transportar a otra a cambio de un pago. Uber, en su rol de intermediario tecnológico, es la aplicación que permite conectar a dos particulares (usuario de un lado, socio del otro), haciendo de este contrato de transporte ya contemplado por una ley nacional algo escalable, seguro y eficiente”.
La compañía informó que está debidamente registrada en el exterior y que “están trabajando” en la documentación que se les requiere en el país. Además, envió un mensaje de tranquilidad a sus socios y usuarios, asegurando que tendrán “todo su apoyo ante cualquier eventualidad o inconveniente”.
Mientras tanto, ayer al mediodía la Legislatura porteña aprobó, con 50 votos a favor y 5 abstenciones, una declaración de rechazo al sistema Uber. El debate se suscitó a partir de una iniciativa del legislador Claudio Palmeyro, alineado al sindicato de Viviani, que sostuvo que se trata de una empresa que pretende funcionar “pasando por arriba a los tres poderes” y a la que “tampoco le interesa el fallo judicial”.
El rechazo a la empresa recibió el apoyo de todas las fuerzas a excepción de SUMA+, que se abstuvo. El presidente de ese bloque, Hernán Rossi, justificó la decisión señalando que prefieren “trabajar la cuestión de manera positiva” y que por eso presentarán un proyecto para regular la actividad.
Hasta el presidente Mauricio Macri se refirió ayer al tema. Desde un acto en la fábrica Bridgeston en la localidad bonaerense de Llavallol, valoró que se “defienda a nuestros taxistas, un símbolo de la Argentina”.

La Secretaría de Transporte porteña no pudo comunicarle a Uber la clausura porque “no tiene oficinas declaradas”