De un extremo a otro: un insólito fallo intentó cerrar todos los boliches porteños

BOLICHES BAILABLES

30/04/2016 Clarín

Mención Justicia Porteña

Durante todo el día, miles de jóvenes protestaron en la Web por la medida inédita, que los dejaba sin plan de viernes. Pero el Gobierno Porteño y la Cámara de las discotecas apelaron y a última hora el fallo quedó suspendido.

Mariana Iglesias

A dos semanas de la Time Warp, la fiesta que dejó a cinco chicos muertos y otros cinco internados, un juez porteño prohibió los bailes en la ciudad y se armó un escándalo.

Eso fue a la madrugada. Por la tarde, la Cámara que agrupa a las discotecas de Buenos Aires apeló la medida, lo mismo que las autoridades del Gobierno de la Ciudad. Durante todo el día, miles de jóvenes inundaron las redes sociales con quejas y hasta memes sobre la veda nocturna. Finalmente, cuando ya caía la noche, otro juez suspendió los efectos de la medida cautelar.

La polémica resolución había sido tomada por el juez Roberto Gallardo, quien hizo lugar a una medida cautelar pedida por la Asociación Civil Vientos de Libertad, la Federación Argentina de Cartoneros y la Federación Universitaria de Buenos Aires, que entre sus labores está la asistencia a jóvenes con problemas de adicción, “potenciales víctimas de los daños y riesgos, potencialmente letales que se pretenden aventar mediante el presente amparo”. “Es habitual todos los jueves, viernes y sábados que en la mayoría de los locales de la Ciudad de Buenos Aires se puedan adquirir estupefacientes en los vips, en los baños o en las propias pistas, donde se paran dealers o deambulan a la vista de todos los asistentes”, le plantearon al juez.

Así, “resulta acuciante y urgente impedir la ocurrencia inmediata de esas situaciones y del riesgo consecuente”, argumentaron.

En su escrito, Gallardo escribió: “Frente a este cuadro de impunidad e inexistencia de control estatal respecto de la actividad nocturna, que provocó la muerte de cinco jóvenes y luego de transcurridos más de diez días de la tragedia, el gobierno local no adoptó absolutamente ninguna medida que de forma concreta contribuya a prevenir o evitar que hechos como los ocurridos se repitan”. Y resolvió prohibir “en el ámbito de la ciudad toda actividad comercial de baile con música en vivo o música grabada”. La andanada de críticas no tardó en llegar. El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, dijo que era un “verdadero disparate”. “Esta semana enviamos un proyecto de ley a la Legislatura con una serie de medidas de prevención y educación, incluso suspendiendo las festivales electrónicos masivos hasta que estas medidas no estén implementadas.

Pero clausurar toda la noche porteña es un despropósito”.

Daniel Buczek, de la Cámara de Empresarios de Discotecas y Entretenimientos de la Ciudad de Buenos Aires (Cedeba), contó a Clarín que apelaron la medida porque “es un tema político y nosotros quedamos en el medio. Las discotecas están debidamente habilitadas, pagan los impuestos y reciben todos los controles. Cerrar todas las discotecas de la ciudad es dejar sin trabajo a unas 40 mil personas”.

Gustavo Palmer, miembro de Cedeba, y al frente de Club Araoz, M.O.D. y Espacio Quintana, también había criticado la medida: “Lo mismo hizo Duhalde en el 96 en la provincia, y los pibes se venían a bailar a la ciudad. Ahora va a ser al revés. Los chicos se van a ir a la provincia, van a manejar, pueden tener accidentes o se van a poner a tomar en la calle, es mucho más peligroso. Esto no se arregla con una veda, hay que hacer prevención”.

Palmer calculó que son unos 350.000 jóvenes los que asisten a las 103 discotecas de la ciudad (antes de Cromañón eran 370).

Gallardo fue el juez de turno cuando se presentó el amparo (el jueves a la tarde). La causa fue sorteada y recayó en el juez Lisandro Fastman, quien a la tarde se reunió con las partes (las agrupaciones que presentaron el amparo, la Ciudad y los Boliches). Después de dos horas, se pusieron de acuerdo en suspender los efectos de la medida cautelar. “El gobierno se comprometió a no otorgar permisos para fiestas electrónicas y a presentar un informe sobre las inspecciones”, explicó Fastman a Clarín.

Sigue el baile.

Perfil de Roberto Gallardo Un juez polémico y mediático

El juez Roberto Gallardo es un viejo conocido en la Ciudad y también en el mundillo judicial por su afinidad con el kirchnerismo.

Con varias de sus sentencias le complicó la gestión como jefe de Gobierno de la Ciudad a Mauricio Macri. Y también a Aníbal Ibarra, destituído por Cromañón. Gallardo tiene 52 años y una polémica trayectoria.

Asumió la titularidad del Juzgado N° 2 en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad de Buenos Aires desde el momento que nació ese fuero, en 2001. Hubo un impasse en el que se alejó para desempeñarse como defensor general adjunto porteño, pero en abril de 2013 renunció al cargo para reasumir en el juzgado porque “la batalla por una Justicia comprometida con los intereses nacionales y populares se da con mayor profundidad en los tribunales”. En esa misma entrevista, contó que en su despacho tiene imágenes de un Cristo de los pobres, del padre Mugica, del Che Guevara y de Salvador Allende. También manifestó su aprecio por Hugo Chávez y Fidel Castro. Muchos de sus fallos han sido de alto impacto público, pero en todos los casos fueron derogados en otras instancias judiciales.

Un día de incertidumbre sobre las salidas Festejos en duda Hasta que la medida del juez Gallardo quedó suspendida, miles de jóvenes porteños que planeaban salir a boliches en la noche de ayer o en la de hoy comenzaron a buscar alternativas.

Las más comentadas fueron hacer únicamente “la previa” o ir a locales bailables de partidos del Conurbano como Avellaneda, San Martín o Vicente López.

Aluvión de consultas Durante todo el día, los boliches porteños recibieron consultas de personas que les preguntaban si realmente regiría la prohibición. A través de sus relacionistas públicos o en sus perfiles de Facebook, la mayoría respondió que abrirían.