Uber, contra la medida que prohíbe pagos con tarjeta

UBER

30/04/2016 Clarín

Mención justicia porteña

Desde Uber salieron a desafiar el fallo de la Justicia porteña que le prohibió a las tarjetas de crédito operar con la empresa.

Afirmaron que la orden “excede su jurisdicción”, porque si se implementa, también se bloquearían las transacciones de los pasajeros de Uber con tarjeta argentina en otras ciudades del mundo. Sin embargo, ya desde antes del fallo las tarjetas locales no están procesando los pagos de este servicio porque la empresa no tiene habilitación para operar en la Argentina.

El jueves, la titular del Juzgado N° 16 en lo Penal, Contravencional y de Faltas de la Ciudad, Claudia Alvaro, le ordenó a las prestadoras del servicio de tarjetas de crédito “que se abstengan de habilitar puntos de venta o cobrar viajes” a cualquier empresa vinculada a Uber, un servicio que conecta a personas que necesitan viajar con conductores particulares dispuestos a llevarlas a través de una aplicación.

Pero Uber rechazó el fallo y dijo que la jueza excede su jurisdicción. “Dicha medida no podría implementarse sin bloquear las transacciones de cualquier usuario de Uber que utilice su tarjeta de crédito argentina en cualquier otra ciudad del resto del mundo, lo que claramente excede el territorio de la Ciudad”, aseguró Soledad Lago Rodríguez, gerente de comunicaciones para el Cono Sur de Uber.

Más allá de la orden judicial, a los usuarios de Uber no les están cobrando los viajes a través de sus tarjetas. Y cuando llaman a atención al cliente para preguntar por qué, les informan que no se están procesando los pagos porque Uber no es un “local adherido”, ya que no está habilitado como comercio en la Argentina.

La empresa estadounidense es investigada por infracción al artículo 83 del Código Contravencional porteño, que prohíbe el uso indebido del espacio público para actividades lucrativas sin permiso.

El 22 de abril, la Justicia le pidió al Ente Nacional de Comunicaciones que bloqueara su aplicación. Pero éste no lo hizo, alegando que no tiene facultades legales para bloquear contenidos de Internet.