En 2015, Flores fue el barrio porteño donde más mujeres fueron asesinadas

VIOLENCIA DE GÉNERO

29/12/2016 – La Nación

Esa zona concentró casi uno de cada cinco homicidios dolosos con víctimas femeninas el año pasado; de los 31 casos registrados en la ciudad, el 59% fueron tipificados de forma explícita como femicidios. 

El delito y la violencia castigan con fuerza a Flores. En las últimas horas los vecinos se conmovieron y se indignaron con el homicidio de Brian Aguinaco, el chico de 14 años que fue baleado por motochorros. Ahora, un informe de la Procuración General de la Nación deja al descubierto otra realidad: es el barrio con más asesinatos de mujeres en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA).
La Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra las Mujeres (UFEM) elaboró un informe en el que analizó todos los homicidios dolosos ocurridos durante el año pasado en los que las víctimas fueron mujeres.
Según el trabajo de la UFEM, al que tuvo acceso LA NACION, en 2015 fueron asesinadas 32 mujeres en 31 hechos. El 19% de esos asesinatos ocurrió en Flores, con cinco casos; el segundo lugar más castigado fue Retiro, con el 16%; en tercer lugar, Villa Lugano, con el 13%, y en cuarto, Constitución, con el 9 por ciento. En los dos primeros casos es clara la incidencia en la estadística de la violencia que anida en dos de las villas más grandes de la ciudad: la 1-11-14, en el Bajo Flores, y la 31, a metros de las terminales de ómnibus y de trenes y muy cerca de la city porteña. Los cinco homicidios de mujeres ocurridos durante 2015 en el barrio de Retiro se produjeron en las villas 31 y 31 bis.
Más notas para entender este temaDegollaron a una chica en Hurlingham y se sospecha del ex novioUna argentina luchó y evitó ser violada en una playa de México
El número neto de homicidios dolosos de mujeres en 2015 fue un 11% menor que el de 2014, cuando hubo 35 casos. Pero poco menos que duplicó la cifra de 2013, cuando se registraron 17 asesinatos con víctimas femeninas en la ciudad.
Si al informe de la UFEM se le suma otros indicadores de criminalística, queda en evidencia la crisis de seguridad y de violencia en Flores.
Hace dos semanas, el Consejo de la Magistratura de la Nación dio a conocer un estudio del Instituto de Investigaciones del Poder Judicial que estableció que la tasa de crímenes en Flores durante 2015 fue la más alta del último lustro en la Capital. Fue un 27% mayor que en 2014 y un 120% más que en 2012, cuando se dio la marca más baja desde 2010.
En ese barrio, uno de los más populosos de la ciudad, hubo el año pasado dos homicidios en ocasión de robo. Representa el 5% del total de asesinatos ocurridos en Flores.
El nuevo informe, denominado “Femicidios y homicidios dolosos de mujeres en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 2015”, fue realizado por el Área de Análisis Criminal y Planificación1 de la UFEM.
“El objetivo de la investigación es producir información criminal sobre las características de los homicidios dolosos de mujeres y femicidios en la CABA que sirva de insumo para el desarrollo de estrategias de política criminal”, se define en la introducción del estudio de la UFEM, a cargo de la fiscal federal Mariela Labozzetta.
Por el género
De los 31 hechos de homicidios dolosos de mujeres en la Capital, 18 fueron tipificados específicamente como femicidios (con 19 víctimas). El 59% de los asesinatos de mujeres estuvo directamente ligado a la cuestión de género.
“El femicidio es un fenómeno de alto impacto en nuestro continente. Según un informe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), de los 25 países con mayor tasa de femicidios, 14 están en América latina. En 2014 la Argentina fue el segundo país con más víctimas absolutas de femicidio. En 2015, la Argentina registró 235 femicidios a nivel nacional, según la Oficina de la Mujer de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN)”, se detalló en la investigación de la UFEM.
De los 31 hechos de homicidios dolosos con víctimas femeninas, el 58% ocurrió en un contexto de violencia intrafamiliar; el 23%, en medio de enfrentamientos entre bandas; un 10% tuvo como móvil el robo, y en el 6% la investigación judicial no logró desentrañar las circunstancias del suceso.
“La primera observación que corresponde hacer es el enorme peso que tiene la variable familiar en los homicidios de mujeres, que se verifica al analizar los vínculos entre víctima y victimario. Esto se vincula directamente con el peso de los femicidios en los homicidios de mujeres”, se afirmó en el estudio.
Cuando los investigadores analizaron la relación entre víctimas y victimarios llegaron a la conclusión de que la mayoría de los homicidios de mujeres (el 37%) fueron cometidos por parejas y ex parejas de las víctimas. Además, según el informe de la UFEM, en un 23% de esos homicidios el victimario tenía un vínculo familiar con la víctima.
“Sumando ambos universos, en el 60% de los homicidios dolosos de mujeres existió un vínculo familiar o de pareja. Aumenta a 70% si se consideran las relaciones entre conocidos. Sólo en el 9% de los casos no existía vínculo entre víctima y victimario. Es relativamente alta la proporción de casos en los que se desconoce el vínculo (20%); se relaciona con la cantidad de hechos con autor desconocido [NN]”, reza informe de la UFEM.
Si se analizan en particular los femicidios, 13 hechos fueron cometidos por parejas o ex parejas, y cinco fueron protagonizados por familiares (hermanos, padre, hijo y padrastro).
“Es necesario que las investigaciones sean eficientes porque en la medida de que los femicidios queden impunes se da el mensaje de que se pueden seguir cometiendo”, afirmó a LA NACION la fiscal Labozzetta.

Gabriel Di Nicola