Lousteau y Massa apuran a Larreta para que prohíba a los trapitos

TRAPITOS

23/02/2017 – urgente24.com – Mención Ministerio Publico Fiscal.

Cuidacoches ilegales.

Una de las principales quejas de los porteños es la inacción por parte del Gobierno respecto a la extorsión que ejercen los cuidacoches ilegales o “trapitos”. Esto lo saben muy bien Martín Lousteau y Sergio Massa, por eso mandaron a sus alfiles a apurar la prohibición de esta actividad por ley.

Por Urgente 24 Jueves 23 de febrero de 2017 19:46 hs

Los “trapitos” un problema todavía irresuelto en CABA.
Aunque no determinó cuando, el oficialismo había anticipado que volverá a insistir con una norma al respecto, como en tantas otras oportunidades frustradas por el kirchnerismo. Sin embargo, un dato de color para ilustrar que el proyecto aún no está en agenda: ayer el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta anunció sus compromisos de gobierno y al ser consultado sobre los trapitos, quiso apoyarse en alguno de sus legisladores para saber cuándo será presentado pero, para su sorpresa, no había ningún diputado presente en la Jefatura de Gobierno.

Mientras tanto, según un informe los trapitos recaudan casi 5 millones de pesos por día, a razón de 24 mil pesos para cada uno y se registaron más de 400 casos de violencia en la vía pública el año pasado.

Urgente24 consultó al oficialismo porteño respecto a si este año van a insistir con la prohibición de los trapitos en la Ciudad. La respuesta fue afirmativa, pero no hubo una aclaración sobre cuando se presentará una iniciativa. En un año electoral, que no tendrá mucha actividad en el parlamento, los tiempos apremian y la oposición no desperdicia oportunidad. Por eso, los espacios de Martín Lousteau, líder de ECO y Sergio Massa, del Frente Renovador, presentaron proyectos sobre trapitos para que tengan tratamiento lo antes posible.

Por el lado de Massa, el legislador Javier Gentilini apunta a “distinguir a las personas que por necesidad económica cuidan o lavan coches, de aquellas que están vinculadas a las mafias”.

Lo que se plantea es modificar el artículo 79 del Código Contravencional de la Ciudad para que se sancione a “todo aquel que ofrezca el servicio de cuidado de vehículos sin el permiso de la correspondiente autoridad administrativa a cambio de una remuneración, dentro del radio de 20 cuadras a la redonda de estadios, salas de teatro, cines e instalaciones al aire libre, donde se realicen eventos masivos”.

Según el proyecto, la sanción para estas personas sería de 7 a 12 días de arresto, o multa equivalente a uno a dos sueldos mínimo, vital y móvil. Las multas se cuadruplicarán para los que regenteen la actividad y se quintuplicarán para aquellos que se encuentran alcanzados por la prohibición de concurrencia a espectáculos deportivos que dispone la Ley Nacional 24.192, Régimen Penal y Contravencional para la Prevención y Represión de la Violencia en Espectáculos Deportivos.

En el mismo sentido va el socialista Roy Cortina, uno de los aliados de Martín Lousteau en la Ciudad. Puntualmente, su iniciativa dispone que cuando exista organización previa, la pena para los partícipes sea de 5 a 15 días de arresto y se eleve al cuádruple para los jefes/as y/o coordinadores/as.

La misma sanción se aplica a la realización de la actividad en caso de espectáculos masivos deportivos o artísticos, en cuyos alrededores el Ministerio Público Fiscal deberá disponer Oficinas Móviles para recibir denuncias sobre estas contravenciones.
“La prohibición ya existe en el Código Contravencional desde hace años pero los términos en los que está planteada la volvieron inaplicable. Tenemos que revisar los alcances de la conductas sancionadas para que la ley pueda tornarse efectiva, ser mucho más severos con las organizaciones y los barrabravas, combatir la connivencia policial y ofrecer otro tipo de alternativas a las personas en situación de vulnerabilidad para que no tengan que ser trapitos”, aseguró Cortina.
El PRO fracasó en varias oportunidades en su intento de prohibir a los trapitos, en gran medida a causa del kirchnerismo porteño, que siempre buscó regularlos. La última vez fue en 2015, pero ni siquiera los últimos tintes políticos que se vieron en la Legislatura de mano de Cristian Ritondo, actual ministro de Seguridad bonaerense que buscaba ser Jefe de Gobierno por ese entonces, persuadieron al bloque K.
La situación podría cambiar este año, si es que el PRO consigue los 40 votos necesarios para modificar el Código Contravencional porteño. Para eso necesitaría el apoyo de Lousteau y el peronismo de la Ciudad, con Massa incluido. Pero parece que el tema todavía no está en agenda, si bien desde el oficialismo porteño aseguran que volverán a insistir con la prohibición.
Un dato de color para ilustrar este último punto: ayer Rodríguez Larreta anunció sus compromisos de gobierno y al ser consultado sobre los trapitos, quizo apoyarse en alguno de sus legisladores para saber cuándo será presentado pero, para su sorpresa, no había ningún diputado presente en la Jefatura de Gobierno.
En lo concreto, tampoco hay precisiones desde las comisiones de Justicia y Seguridad, por las cuales deberían pasar los proyectos en cuestión. Mientras tanto, los trapitos siguen con su recaudación y accionar violento. Según la ONG Defendamos Buenos Aires, los 5 mil trapitos que hay en el AMBA recaudan alrededor de 4,8 millones de pesos por día, a razón de 24 mil pesos para cada uno. También aseguran que se efectuaron más de 400 casos de violencia por parte de los cuidacoches en 2016, más de uno por día.