Piquetes: ¿Hay un plan del gobierno para frenarlos?

CORTES DE CALLE

19/03/2017 – Cronica.com.ar – Mención fiscalía de la Ciudad.

Debido a la ola de protestas callejeras que se multiplicaron en marzo, el ejecutivo piensa que hacer. Considera que en muchas de ellas existe ánimo de “desestabilización”.

“Estamos trabajando, no es nada en particular. Ni un pedido del presidente”, aseguró el Ministro de Justicia y Seguridad porteño, Martín Ocampo.
Debido a la ola de protestas callejeras que se multiplicaron en marzo, el ejecutivo piensa que hacer. Considera que en muchas de ellas existe ánimo de “desestabilización”. “Estamos trabajando, no es nada en particular. Ni un pedido del presidente”, aseguró el Ministro de Justicia y Seguridad porteño, Martín Ocampo.

Movimientos sociales, gremiales y políticos están en la calle. El gobierno considera que hay un ánimo de desestabilización en muchas de estas protestas que interrumpen el tránsito no sólo en el centro porteño (donde ya son parte del paisaje cotidiano), sino en todo el país.

A medida que avance el calendario y nos acerquemos a las elecciones la tendencia de marchas, protestas, cortes y piquetes crecerá. El gobierno dijo en campaña que aplicaría un protocolo para permitir la circulación de coches en estas protestas, pero poco se avanzó en ese sentido. Aquí empieza el juego de tomala vos, dámela a mí , respecto de quién le pone el freno al fenómeno piquetero, otro invento argentino que nació al calor del caos político y social de 2001 pero se quedó con los años.
La rueda de acusaciones en cuanto a por qué los piquetes no pueden limitarse funciona así: el gobierno les echa la culpa a la policía y a la justicia, y tanto la justicia como la policía dicen que no hay verdadera decisión política de terminar con el tema. La verdad es que desde cualquier gobierno se quiere evitar reprimir. No se quiere otro episodio como el de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán. Lo dijo con mucha precisión en las últimas horas el ministro de Seguridad y Justicia de la Ciudad, Martín Ocampo. Al hablar sobre la repetición de piquetes, argumentó que tienen una intencionalidad política con el objetivo de instalar la idea de que el gobierno entre en un canal represivo y, si es posible, ver si tienen una víctima rumbo a las elecciones.

Sin embargo, no brindó precisiones respecto de si existe un plan para frenarlos o reducirlos encargado por el Poder Ejecutivo.

Estamos trabajando, no es nada en particular, ni un pedido del Presidente, es un trabajo que venimos haciendo con varias áreas del gobierno nacional para tratar de coordinar una política común de cómo tratar estos piquetes, afirmó.
Desde el gobierno se hace una doble evaluación. Por un lado, se considera que el votante quiere que el gobierno resuelva la cuestión. Pero, por el otro, se evalúa lo que expresó Ocampo: que la eventual solución del problema debería pasar por una mayor dureza policial, y nadie quiere un muerto en un operativo de la policía para disolver un piquete. Es por ello que lo más probable es que la cuestión siga como hasta ahora.
Otra vez la herencia

El ministro de Justicia nacional, Germán Garavano , también opinó en las últimas horas sobre la modalidad del piquete al considerar que es complicado abordar el tema luego de que durante 12 años las fuerzas de seguridad respondieron a otra política de Estado .

Durante muchos años la política de Estado fue otra y eso generó que las fuerzas de seguridad no estén preparadas , manifestó. Me encantaría que esto se resuelva rápido, pero la verdad es que, después de 12 años, donde la violación de la ley era constante y hasta era premiada y reconocida, el proceso de retrotraer eso a la normalidad lleva tiempo, sintetizó el funcionario.

Consultado sobre cómo se podría avanzar hacia una solución, Garavano apuntó hacia la policía y la justicia. La fiscalía y la Policía del Ciudad, con prudencia y con inteligencia, tienen que comenzar a revertir esta situación y aprovechar las herramientas para corregir esto, opinó.
Al respecto, mencionó la posibilidad concreta de avanzar en condenas contra organizadores de piquetes y recordó que cuando fue fiscal de la Ciudad se avanzó con imputaciones contra dirigentes sindicales de la Uocra que habían protagonizado 22 cortes de calles.
Es increíble ver cómo lo hacen, a veces sin avisar, tratando de generar una situación de caos , agregó el ministro