Ciberacoso Crecieron el grooming, el sexting y el ciberbulling

GROOMING – SEXTING – CIBERBULLING

18/08/2017 – La Prensa

Las amenazas contra la integridad sexual y psíquica de niños, niñas y adolescentes en internet aumentan de manera vertiginosa en Argentina -crecieron cerca de 1.600% desde 2015- y los especialistas afirman que los adultos deben tener un rol central para cuidarlos, aunque sin excluirlos de una de las principales vías de socialización actual.

Grooming, sexting y ciberbulling son las principales conductas que atentan contra los derechos de los chicos, pero solo el primero de estos -el contacto que realiza un adulto a través de la red con el propósito de cometer un delito contra la integridad sexual- es perseguido por la ley argentina.
Fuentes del Poder Judical y el Ejecutivo exponen un escenario con estadísticas abrumadoras, que grafican el crecimiento de este tipo de delitos. El Cuerpo de Investigaciones Judiciales informó que en Argentina se han revelado más de 25.000 casos de ciberacoso sexual a niños, niñas y adolescentes desde 2012, y que desde 2015 aumentaron un 1.600%.
Al respecto, la fiscal de Delitos Informáticos de la Ciudad de Buenos Aires, Daniela Dupuy, afirmó que el 90% de los casos que llegan a su oficina tienen que ver con grooming y pornografía infantil, que son más de 800 los casos que está investigando y que la situación es similar en las otras dos fiscalías porteñas especializadas en estos temas.
Todos los entrevistados coincidieron en que estos delitos o conductas han encontrado en Internet un campo de acción que brinda mayores oportunidades a los abusadores y mayor desprotección para los chicos. ‘‘El delito de abuso contra niños no es nuevo, sí lo es el medio de captación. Antes, para poder acceder, un pedófilo tenía que armar una maquinaria de acciones. Ahora, con un perfil falso de Facebook se pueden lanzar cientos de invitaciones desde el anonimato’’, explicó Betina Esteban, integrante del equipo Niñ@s contra la explotación sexual y grooming del Ministerio de Justicia nacional.
En general, el modus operandi más extendido para el acoso sexual de menores se inicia con un contacto por Facebook o a través de un juego online, aunque existe una nueva tendencia en la que se pide a la víctima un teléfono para continuar la interacción a través de Whatsapp.
Desde este programa gubernamental afirmaron que pasó bastante tiempo para que la justicia comenzara a prestar atención a la incidencia de las nuevas tecnologías en casos de abusos: ‘‘Había casos denunciados de grooming en los que nosotros les tuvimos que señalar la necesidad de investigar en las redes, porque era muy probable que ese abusador hubiera acosado a otras víctimas’’, señaló Esteban.

CODIGO PENAL
El grooming es la única de las conductas peligrosas a la que se enfrentan los más chicos que se encuentra tipificada por el Código Penal Argentino. La norma tiene una extensión de no más de dos renglones y, según señalan los especialistas, ‘‘por ejemplo, no hace mención a que es una conducta realizada por un adulto contra un niño’’, por lo que algunos legisladores han comenzado a trabajar en su modificación.
El sexting, que consiste en la viralización de un contenido de tipo erótico que originalmente había sido intercambiado de forma privada y voluntaria entre dos personas, es una práctica en auge intencionalmente y de ‘‘impacto emocional enorme’’ entre los adolescentes.
‘‘El efecto es muy duradero mientras la viralización continua.
La justicia puede pedir la eliminación de un sitio, pero mientras alguien lo guarde, puede reiniciar la distribución’’, explicó Esteban.
Fuera del alcance de la ley también se encuentran los casos de ciberbullying, una problemática casi cotidiana entre los adolescentes, según afirmó María Belén Sclarandi, responsable de Contenidos y Difusión del BA-Csirt, el centro de expertos en ciberseguridad del gobierno porteño que asiste y concientiza a los ciudadanos en este ámbito.
Para ‘‘la mayoría de los docentes con los que hablamos, es el problema más frecuente con el que se enfrentan a diario en su trabajo. Dado que no está tipificado como un delito y los casos se resuelven de forma más bien casera, no existen datos estadísticos oficiales, pero por testimonios de docentes y padres sabemos que es un tema de alta incidencia dentro de las aulas’’, estimó Sclarandi.
Respecto del ciberbullying, en el Observatorio de la Discriminación en Internet -bajo la órbita del Inadi- se trabaja la problemática de la discriminación en Internet y se reciben consultas y denuncias en este sentido ◗