Las denuncias por discriminación crecieron un 20% y se concentran en Palermo y Balvanera

DISCRIMINACIÓN 

29/11/2017 – PuraCiudad.com.ar – Mención Gustavo Galante, secretario general de Acceso a Justicia del Ministerio Público Fiscal porteño.

La Fiscalía General de la Ciudad de Buenos Aires informó que el año pasado las denuncias por discriminación crecieron un 20% con respecto a 2015. Además, puntualizó que un cuarto del total se registraron en Palermo (Comuna 14), dichos y agravios contra la comunidad judía, y Balvanera (Comuna 3), casos de xenofobia.

El antesimitismo concentró un 22% de los 210 reclamos.

 

Flores (Comuna 7) y Caballito (Comuna 6) registraron cada uno el 6% del total de las denuncias. Luego figuran Monserrat (Comuna 1) y Recoleta (Comuna 2) con el 5%.

En Balvanera, la mayoría de los casos de discriminación se relacionaron con la falta de respeto a las diversidades sexuales (identidad de género y orientación sexual). En Flores, Palermo y Caballito, con el antijudaísmo y antesimitismo. Y en Monserrat fue por agresiones contra el aspecto de los individuos.

La mayoría de los casos denunciados se dieron cara a cara, ya sea en viviendas particulares (60%) como en el espacio público (26 %). Sólo un 11% tuvieron por escenario las redes sociales y servicios de mensajería instantánea como WhatsApp, informó Clarín.

Todas las denuncias fueron encuadradas como infracción según alguna de estas dos normas: el artículo N°65 del Código Contravencional porteño (Ley 1.472), o la Ley Nacional 23.952. Mientras que el primero prevé multas y trabajo comunitario, la legislación nacional sanciona hasta con tres años de prisión los actos discriminatorios.

Para Gustavo Galante, secretario general de Acceso a Justicia del Ministerio Público Fiscal porteño, la mayor cantidad de denuncias en determinados puntos de la Ciudad “no significa necesariamente que este tipo de hechos no ocurran en otras zonas, sino que hay sectores en estado de vulnerabilidad que no conocen sus derechos”, explica. Por eso, destaca, el organismo instaló oficinas judiciales en los barrios, “para que el acceso al sistema judicial sea menos rígido y no obligue a trasladarse a una sede policial o lejos de la casa”.