Quieren concesionar 21 edificios históricos del ex Zoo porteño y ya hay polémica

MALTRATO ANIMAL

30/11/2017 – Clarín – Mención justicia porteña.

Patrimonio público. El Ejecutivo envió un proyecto de ley a la Legislatura.

Silvia Gómez

Son construcciones consideradas Monumentos Nacionales. La Ciudad busca cederlas a privados para que las recuperen y armen espacios educativos. Pero vecinos y opositores temen que permitan la instalación de bares y otros servicios.
El oficialismo porteño se prepara para defender en la Legislatura un polémico proyecto de ley, por el cual buscará que le autoricen concesionar 21 edificios o recintos del ex Zoológico de Palermo, construcciones que están consideradas Monumento Histórico Nacional y que forman parte del imponente acervo patrimonial del predio. La medida ya despierta cuestionamientos de vecinos y opositores.
El ex Jardín Zoológico de la Ciudad, de estilo victoriano -que exhibía a los animales como trofeo- fue inaugurado en 1875. El año pasado comenzó el proceso para convertirlo en un Ecoparque, por lo cual hoy está cerrado y la promesa oficial fue reabrirlo en dos años.
Con estas concesiones la Ciudad busca dinero para financiar la puesta en valor del paseo. “Debido a la magnitud y complejidad de ciertas obras de restauración, se necesitan realizar concesiones de largo plazo que justifiquen la inversión. Así se busca que el proyecto de transformación pueda financiarse a través de articulaciones público-privadas”, explicaron desde el Ejecutivo porteño.
Los contratos con los privados tendrán una duración de 30 años; por este motivo el proyecto debe ser aprobado por la Legislatura. Se trata de una ley de doble lectura, con audiencia pública no vinculante. La primera lectura podría realizarse el jueves que viene, siempre que el oficialismo logre juntar los 40 votos que necesita, dos tercios del total de bancas.
Lo cierto es que se trata de una ley muy polémica. “Doce de los 21 edificios que quieren entregar en concesión continúan ocupados por animales, como jirafas, elefantes, búfalos, serpientes y cebúes, entre otos. Pretenden hacer un negocio con los animales aún adentro del lugar. La ley no especifica tiempos de inicio de las obras, ni qué sucederá con estos animales.
Por otro lado, se concesionan los edificios y los metros en torno a ellos. Hay que recordar que hablamos de un espacio con un valor patrimonial impresionante, con obras de arte de Lola Mora y árboles centenarios”, reflexionó Malala Fontán, activista de la ONG #SinZoo. Otro tema preocupante son los controles: “Este mismo gobierno no vigiló durante 10 años a la empresa que tenía en concesión al zoológico, que dejó que los edificios quedaran en ruinas y que los animales terminaran hacinados”. El inventario que se conoció en julio del año pasado reveló que en el zoo había 1.496 animales: 930 mamíferos, 452 aves, 106 reptiles, 5 artrópodos y 3 anfibios. Hasta el momento fueron trasladados alrededor de 350: la mayoría de ellos provenían de los decomisos que realiza Fauna Nacional contra el tráfico ilegal de especies. En estos días arrancó el traslado, que demorará todo el verano, de cientos de ciervos hacia la Estación de Crías de Animales Salvajes (ECAS), en la localidad de Gonnet, en el partido de La Plata.
En la Legislatura porteña, desde la oposición marcan sus dudas sobre el proyecto: “Hay muchos puntos que no se entienden. No veo viable que avance así como está”, opinó el legislador Adrian Camps (PSA). Por ejemplo, qué podrían instalar y qué no los privados que ganen las concesiones.
El proyecto de ley menciona que se autorizarían “propuestas educativas, recreativas y de concientización en materia de conservación y preservación del ambiente” y también “servicios y propuestas complementarias que mejoren la experiencia del visitante”.
Camps se preguntó: “¿Qué tipo de servicios?, ¿restaurantes? La ley no aclara. De la misma manera que no da certeza sobre los animales que hoy ocupan los recintos que se pretende concesionar”.
Por su parte, la Ciudad aclaró que “los primeros recintos que se entregarían en concesión ya se encuentran vacíos. Son la osera (el más grande del parque), felinera, acuario, la casa Bagley y el café del Águila. Este último estuvo intervenido por la Universidad de Tres de Febrero, que participa de la Bienal de Arte, con una obra que buscó despertar conciencia medioambiental.
Es un ejemplo de lo que queremos hacer, no es verdad que vaya a haber 21 locales gastronómicos”, aseguró Gonzalo Pascual, subsecretario del Ecoparque.
Otro tema que despertó inquietud es el del canon: ¿cuánto pagarán los privados por explotar los recintos?.
Para determinarlo se necesitar realizar una tasación del lugar: “La realizará el Banco Ciudad, que determina lo mínimo que debería pagar un concesionario por explotar el espacio.
Por otro lado, habrá una curaduría de esos lugares para que en todos los casos exista una vinculación con lo que es el Ecoparque y respete el objetivo de trabajar por la conservación de la biodiversidad. Y por otro lado, no se va a poder intervenir los edificios con valor patrimonial sin la aprobación de la Comisión Nacional de Monumentos, Lugares y Bienes Históricos”, sentenció Pascual.

PRESENTACIÓN JUDICIAL
Piden trasladar a 3 chimpancés que están en riesgo
La Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales presentó un hábeas corpus ante la justicia porteña para que se declare “sujetos de derecho no humano” a tres chimpancés que viven en el Ecoparque, y que así sean trasladados a un santuario en Brasil. “Martín, Sasha y Kangoo son tres ejemplares de 49, 20 y 10 años que viven en condiciones precarias”, aseguraron.
En la administración del complejo afirmaron que el traslado sería peligroso para los propios animales.
La Justicia mendocina ya tomó una decisión similar con la chimpancé Cecilia. Y en 2014, la Justicia porteña le otorgó derechos a la oranguntana Sandra.

EN CIFRAS 963 Animales quedan en el ex zoológico.
Ya derivaron a 359 y para este año queda mudar a 122.
Los llevan a santuarios.

A la espera. Con su estilo hindú, el recinto de los elefantes es una de las construcciones más emblemáticas del jardín de Palermo. GERARDO DELL’ORO