Tensión en desalojo a manteros 

VENTA ILEGAL

30/01/2018 Crónica 

LINIERS. Puesteros amenazan con reinstalarse mañana 
Una tensa jornada se vivió ayer en Liniers, donde un grupo de unos 50 manteros protestó por el desalojo de parte de las autoridades policiales, y advirtieron que mañana volverán a instalarse en la zona para comercializar sus productos.
Los manifestantes cortaron la avenida Rivadavia para protestar por haber quedado “fuera del acuerdo con la ciudad”, que establece la realización de un censo, capacitaciones y subsidios.
Los manteros aseguraron que no fueron censados y que, por lo tanto, no podrán acceder a los cursos y beneficios ofrecidos por el gobierno porteño.
Según indicaron los comerciantes de la zona, la mayoría de estas personas no forman parte de los vendedores tradicionales que estaban en Liniers y buscan “aprovechar los beneficios” de un acuerdo entre los “verdaderos” manteros y el gobierno de la ciudad de Buenos Aires que se firmó en diciembre.
En un principio, los manifestantes cortaron la avenida Rivadavia a la altura de la calle Cuzco, por lo que la Policía de la Ciudad los desplazó para que liberen la calle. Finalmente, se apostaron sobre la calle José León Suárez, donde exigieron la presencia de un funcionario del gobierno de la ciudad. Poco después, caminaron por Rivadavia al 11700 e intentaron avanzar para cortar la General Paz, pero la Policía se los impidió y hubo empujones y gritos.
“Fuimos corridos, apretados e hicimos un cuarto intermedio para esperar la respuesta del ministro de Ambiente y Espacio Público del gobierno de la Ciudad, Eduardo Machiavelli”, dijo Omar Guaraz, el secretario general de la agrupación Vendedores Libres.
“Estamos esperando que terminen las listas para hacer el curso.
Vamos a respetar el acuerdo, pero si en una semana o dos no pasa nada, veremos qué hacemos”, aseguró a Joselin, una mantera que ingresó en el convenio.
El conflicto tuvo su origen después de que el 12 de enero se les impidiera instalarse en las inmediaciones de la estación Liniers.
Por lo tanto, el gobierno realizó un censo, el cual arrojó que había 733 personas quienes, a su vez, estaban en condiciones de hacer un curso de tres meses en la Federación de Comerciantes porteña. A cambio, recibirán un pago de $ 14.000 por mes durante esos 90 días. Sin embargo, desde la agrupación Vendedores Libres hicieron su propio conteo y pidieron que se presenten los que no habían sido contados por el gobierno. En dos días, 230 manteros manifestaron que no habían sido censados.
LA POLICÍA FRENTE A LOS MANIFESTANTES, EN INMEDIACIONES DE LA AVENIDA GENERAL PAZ