Aval a la autonomía porteña por parte del máximo Tribunal

TRASPASO

13/06/2018 Ambito Financiero

La Corte Suprema de Justicia de la Nación resolvió, por mayoría, que le corresponde a ese tribunal resolver los conflictos de competencia entre la Justicia nacional ordinaria y la federal con asiento en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El fallo del máximo Tribunal se tradujo en una afirmación de la autonomía porteña, algo que tiene directa réplica en otro tema que preocupa a la poderosa Asociación de Magistrados y funcionarios de la Justicia Nacional, vinculada con el traspaso de los fueros a la órbita capitalina.

Los jueces Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti sostuvieron, poniendo particular énfasis en el reconocimiento constitucional de la autonomía de la Ciudad de Buenos Aires, y a la luz de la doctrina sentada por la Corte Suprema en el año 2016 en la causa “Nisman”, que no corresponde equiparar a los tribunales nacionales ordinarios con los tribunales federales de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Así establecieron una clara distinción entre lo que pueden o no definir distintas instancias judiciales. Este criterio se enlaza argumentalmente con lo resuelto por el máximo tribunal en el caso “Corrales” y lo dispuesto en la Acordada 4/2018, por la que los jueces firmantes del fallo “José Mármol” recordaron la necesidad de que la designación de los magistrados federales cumpla con los requisitos previstos por la Constitución Nacional. En el caso, dadas las diversas competencias de los tribunales involucrados en el conflicto y que estos carecen de un órgano superior común para dirimirlo, la Corte estableció como nuevo criterio que le corresponde a ella resolverlos. En disidencia, la jueza Highton de Nolasco y el juez Rosenkrantz sostuvieron que le correspondía resolver el conflicto a la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal.