Hospital Tornú: en 45 días tienen que estar listas las obras de remodelación

CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO

29/08/2018 Clarin.com – Nota

Lo ordenó un juez. El edificio tiene problemas en las instalaciones de agua, gas y electricidad.

Hospital Tornú. En obra desde hace años.
FOTO JORGE SANCHEZ
de Clarín
El Gobierno de la Ciudad tiene un plazo de 45 días para llevar a cabo y terminar las obras de remodelación de las instalaciones de agua, gas y electricidad del hospital Tornú . Así lo determinó un fallo del Juzgado en lo Contencioso Administrativo y Tributario número 2 de la Ciudad, a cargo de Roberto Gallardo, que reúne una historia de decisiones polémicas en contra de la administración porteña.
El Tornú, que funciona en un edificio obsoleto y en crisis hace varios años en Combatientes de Malvinas 3002, Parque Chas, tiene problemas concretos con el suministro de agua y gas, y con las instalaciones eléctricas.
Hospital Tornú. En obra desde hace años.
FOTO JORGE SANCHEZ
El fallo de Gallardo responde a otra decisión del 11 de febrero de 2014, cuando se dictó una sentencia definitiva , modificada por la Cámara de Apelaciones el 4 de noviembre de 2015, mediante la cual “se ordenó al Gobierno de la Ciudad la ejecución de una serie de obras de infraestructura edilicia y la provisión de equipamientos e insumos tendientes a garantizar la integridad física tanto de los pacientes como de los trabajadores de la salud que allí se desempeñan ”.
Según el magistrado, el Gobierno porteño “continúa incumpliendo la mayoría de las obligaciones a su cargo impuestas por la sentencia definitiva”.
“Acondicionar las redes de provisión de gas y de agua y la instalación eléctrica , colocar las señalización e iluminación de emergencia reglamentaria , proveer los matafuegos y demás medios de extinción de incendio necesarios y mantenerlos en correcto estado de uso y en la cantidad necesaria, dar a los medios de salida el sentido correcto, reacondicionar un pabellón abandonado, remover los objetos que obstaculizan las salidas de emergencia, colocar una salida hacia la vía pública en el establecimiento educativo que funciona en el predio del nosocomio no son obras que requieran ni demasiado presupuesto, ni demasiada complejidad”, determina el fallo de Gallardo.
Y aclara que se les otorga “un plazo adicional único e improrrogable de cuarenta y cinco (45) días corridos a tal fin “. En el mismo escrito, el juez especifica que una vez que se termine el plazo se impondrán multas “a las máximas responsables de las áreas pertinentes –Ministerio de Salud y Ministerio de Educación e Innovación- las sanciones conminatorias previstas en el artículo 30 del Código CAyT”.
El último fallo de Gallardo que involucra a la Ciudad fue el que ordenó la reapertura de las paritarias y la participación de los metrodelegados en la discusión salarial de los trabajadores del subte . Allí también prohibió a los funcionarios porteños hablar del conflicto.
Fuentes del Gobierno porteño dijeron que en el hospital ya se realizan trabajos de mejoras del infraestructura, que avanzan en la elaboración de un plan de acción de mayor alcance.
Clarín publicó en junio de este año una nota sobre la situación del hospital. En una recorrida, se constató que había obras en marcha y también espacios clausurados y en problemas. Los trabajadores del centro asistencial denunciaron salas sin agua a las que el suministro llega mediante conexiones precarias en los caños.
El hospital depende de la Ciudad de Buenos Aires. Tiene 113 años: fue creado el 8 de octubre de 1904 . Su primer director propuso bautizarlo con el nombre de Enrique Tornú, para honrar a quien fue un pionero en la investigación de tratamientos climatológicos para la tuberculosis. Los pabellones inmensos, de 2.500 metros cuadrados cada uno, se armaron de este a oeste para que les diera la mayor cantidad de sol. Entonces se creía que la aeroterapia era curativa.
El 80% de los pacientes del Tornú son de Capital y, dentro de ese porcentaje, el 90% son vecinos de Parque Chas. En 1987 pasó de ser hospital de tuberculosis a uno general.
Si bien hubo modificaciones dentro de los pabellones, aún se percibe una concepción edilicia del siglo pasado, cuando las salas eran muy amplias y las camas estaban en hilera.