Ahora, el futuro de Centurión no tiene garantías

INCITACION A LA VIOLENCIA

31/08/2018 La Nación

Nicolás Zuberman

El polémico gesto, después de la expulsión, generó un fuerte rechazo en Avellaneda


La novela que buscó protagonizar Ricardo Centurión en el cruce de los octavos de final de la Copa Libertadores ante River duró 86 días. Empezó la noche del sorteo, cuando el futbolista publicó en sus redes sociales un mensaje de alegría tras conocer que Racing chocaría con el conjunto millonario. Y terminó de la peor manera: derrota por 3 a 0, expulsión en el Monumental y una seña marcándose la camiseta de Boca mientras con sus cuatro dedos en alto recordaba un resultado de hace casi dos años. Exactamente, un 4-2 del equipo xeneize, ocurrido el 11 de diciembre de 2016.
Desde que llegó a la mitad celeste y blanca de Avellaneda en enero pasado, Centurión parecía tener de parte de los hinchas un respaldo a prueba de errores. La expulsión ante Belgrano de Córdoba por insultar a Germán Delfino, el video filtrado por un policía del Municipio de Lanús en el que el jugador intenta coimearlo después de pasar un semáforo en rojo y el intercambio cruzado con el presidente Víctor Blanco después de que Eduardo Coudet lo mandara al banco ante Atlético Tucumán por no haber llegado “en las mejores condiciones” a un entrenamiento, no habían cambiado la relación entre el hincha y Centurión. Pero…
La seña de la camiseta de Boca cuando Racing quedaba eliminado de la Copa Libertadores puede generar otra reacción. En las redes sociales, al menos, la crítica fue espontánea. Y Coudet esta vez eligió no defenderlo en la conferencia de prensa luego de la derrota: “A veces estar ahí adentro hace que sea difícil manejar algunas cosas. La verdad no es correcto lo que hizo, pero ahora estoy caliente y no quiero ni pensar. Después tendré que hacer un análisis mejor”. Luego del partido, el mediocampista amagó con aparecer en la sala de prensa pero al final no se presentó: la única voz de la Academia fue la de su entrenador, que fue muy crítico con la actitud de sus dirigidos, no solo con la actitud del hábil jugador. La roja fue el cierre para un mal partido de Centurión, que al igual que en el partido de ida por momentos pareció demasiado encerrado en intentar una acción individual. A los nueve minutos, tras una gambeta ante Milton Casco, cayó en el área y pidió penal. Un par de minutos después vio la tarjeta amarilla por una infantil zancadilla a Exequiel Palacios. Lucas Prattoy Enzo Pérez fueron amonestados por faltas contra él. Pero casi no tuvo más intervenciones. La última vez que la Academia fue local, ante Vélez, Centurión se llevó una ovación después de una semana agitada. ¿Qué ocurrirá el domingo, a las 11, cuando Rosario Central, el líder de la Superliga, visite el Cilindro? Es una incógnita que sobrevuela la mitad celeste y blanca de Avellaneda. Si corresponde una sanción -se está analizando- por el gesto que hizo es otra de las dudas que persisten y que empezarán a develarse en las primeras horas de hoy. La semana pasada, en una entrevista con la nación, el secretario técnico Diego Milito había asegurado: “Lo primero que me gustaría decir de Centurión es que es un chico divino, espectacular. Fui compañero, compartí equipo. Ahora, en este rol, creo que lo importante es acompañarlo, estar con él y exigirlo. Está claro que hay ciertas reglas dentro del club que debe respetar”.
Habrá que esperar para saber si la seña de la camiseta de Boca sobre la camiseta de Racing merece, para dirigentes e hinchas, un castigo ejemplar.

DENUNCIA Y ALGO MÁS

“Incitación a la violencia”, el cargo de la acusación Víctor Blanco se reunirá con el manager para resolver qué medidas tomarán por la actitud de Ricardo Centurión. “Es algo que tengo que hablar con Milito”, aseguró el presidente. El jugador fue denunciado por “incitación a la violencia”. Se le labró un acta, a pedido de la subsecretaría de Seguridad de la Policía de la Ciudad. El artículo 98 es claro: “Quien en ocasión de un espectáculo deportivo masivo lleva o exhibe banderas, trofeos o símbolos de divisas distintas de la propia y las utiliza para provocar a la parcialidad contraria, es sancionado/a con multa de doscientos a mil pesos o arresto de uno a cinco días”.