Otra vez los taxistas “caza Uber”: quemaron cinco autos y ya suman 750 ataques

CAZA UBER

28/09/2018 Clarín

Son los incidentes que registra la empresa en el año. Hubo desde amenazas hasta disparos. Uno de los vehículos dañados ayer trabajaba para Cabify, que es legal.


Cerca de las 5 de la mañana, María Carolina Roldán, chofer de Cabify, iba a buscar su auto Renault Logan para salir a trabajar cuando se encontró con una desagradable sorpresa: el vehículo estaba en llamas y había dos dotaciones tratando de apagarlas. Sobre el baúl le habían pintado la palabra “Uber” con aerosol. El fuego se extendió a una camioneta Peugeot Partner que estaba estacionada delante y que también quedó destruida. Ocurrió en Virrey Liniers y Don Bosco, en Almagro.
Y no fue el único ataque de ayer ala madrugada: también quemaron autos en Villa Crespo y en Flores.
“¿Por qué hacen esto? No piensan en el problema que le están causando a la otra persona. Yo soy madre soltera, vengo de Venezuela y hace dos meses que trabajo con Cabify, que es totalmente legal. Ahora me dejaron sin trabajo.
Esto lo hacen los taxistas, que me amenazan y sacan fotos”, se quejó, indignada, la conductora.
Roldán, que no es dueña del auto, explicó que el vehículo está habilitado legalmente por SACTA como remís y que tiene un seguro que cubre a los pasajeros transportados. “Tengo todos los documentos. Si me paran para un control y los presento puedo seguir trabajando, porque tengo todo legal.
El Gobierno tiene que parar esto. Esto lo hacen los taxistas. Recibí amenazas de taxistas que se me paran al lado.
El último le sacó fotos a mi patente y yo le saqué fotos al auto. Lo denuncié en su empresa de radiotaxis y me dijeron que les mandara la queja por mail. Los taxistas nos cruzan los autos, nos ponen en peligro a nosotros ya los pasajeros”.
Otro de los casos sucedió en Darwin y Corrientes, en el límite entre Villa Crespo y Chacarita. Cerca de las 3.40 prendieron fuego a un Renault Fluence, al que también le escribieron “Uber” en el baúl. En este caso, las llamas se propagaron hacia un Peugeot 207 que estaba al lado. El tercer ataque fue en Artigas y Aranguren, en Flores, contra un Renault Logan.
En Cabify anticiparon que asistirán a Roldán con sus abogados. “Para el volumen de nuestro negocio, estos casos no son representativos, son aislados.
Son ataques de un grupo minúsculo que está en contra de la tecnología y el avance de nuevas propuestas”, aseguró Guillermo Minieri, gerente de Cabify en la Argentina.
Hace dos años que Cabify opera en la Ciudad y, a diferencia de Uber, es legal.
“Nos establecimos como agencia de transporte, una figura similar a la de los remises. Pagamos impuestos y nuestros conductores tienen registro profesional y seguro para los pasajeros.
Si uno viene a ejercer una actividad a un país, tiene que cumplir con la ley”, agregó Minieri”.
La violencia viene en alza. Según Uber, en lo que va del año ya hubo 750 incidentes, desde amenazas hasta disparos contra los autos. Del total, 250 fueron denunciados: el resto de los choferes no lo hizo “para no exponerse a represalias”, aseguró la empresa.
La semana pasada, la firma y su CEO en Argentina, Mariano Otero, fueron condenados por la Justicia porteña a multas de $ 60.000 y a dos años de inhabilitación para realizar cualquier actividad relacionada con el transporte por “organizar actividades lucrativas no autorizadas en la vía pública”.
Al mismo tiempo, en la Argentina la crisis económica beneficia a Uber, porque cada vez más personas en busca de una salida laboral se convierten en choferes de la app. En el país, Uber registra semanalmente entre 2.500 y 3.000 conductores nuevos y alrededor de 45.000 nuevos usuarios, afirmó Felipe Fernández Aramburu, responsable de desarrollo de negocios de la compañía.
En este contexto, en Mendoza se legalizó la actividad. También se analiza hacerlo en La Plata. Y días atrás se presentó el primer proyecto en la Legislatura porteña para regular a las aplicaciones (ver “Presentaron…”).

“¿Por qué me hacen esto? Soy madre soltera, vengo de Venezuela. La aplicación es legal. Me dejaron sin trabajo”.
María Carolina Roldán Una de las conductoras afectadas

LA CIFRA

3.000 Choferes nuevos se registran semanalmente en el país para trabajar con Uber, según la empresa.
Muchos lo hacen como salida laboral. También descargan la aplicación 45.000 clientes por semana.

Virrey Liniers y Don Bosco. El auto de Cabify. CECILIA PROFÉTICO

Corrientes y Darwin. El Renault Fluence fue incendiado y le pintaron “Uber” en el baúl. DAVID FERNÁNDEZ

Artigas y Aranguren. El Renault Logan azul que fue atacado en Flores.