Un boliche con patovicas antiderechos

VIOLENCIA DE GÉNERO

19/10/2018 – Página 12 – Pagina12.com.ar 

Cuatro alumnas del Carlos Pellegrini fueron detenidas en el local Mandarine Park por tener pañuelos verdes. 
Ludmila Ferrer

Dos de las alumnas son mayores de 18 y dos, menores. Denunciaron haber sido encerradas, maltratadas y golpeadas. A una la amenazaron de muerte. Sostuvieron que fueron agredidas por llevar a la vista sus pañuelos verdes.

Alumnas del colegio Carlos Pellegrini denunciaron haber sido torturadas por patovicas del boliche Mandarine Park durante una fiesta de egresados. Cuatro chicas, dos de ellas menores de edad, denunciaron que fueron encerradas en un cuarto, maltratadas y golpeadas.

Una de ellas fue amenazada de muerte y los patovicas reivindicaron la última dictadura cívicomilitar.

Las alumnas destacaron que las agredieron porque tenían pañuelos verdes a favor de la legalización del aborto.

Las alumnas sacaron un comunicado contando lo sucedido y el documento se viralizó en redes sociales.

En el relato, las chicas denunciaron que patovicas del boliche las encerraron y agredieron física y verbalmente.

Durante los controles del ingreso al boliche, las alumnas señalaron que el personal de seguridad revisaba a todos los jóvenes de mala gana y que no les permitían la entrada a quienes tuvieran pañuelos verdes.

“No nos dejaban pasar con nuestros pañuelos de la campaña por el aborto legal, seguro y gratuito.

Nos pareció una mierda”, escribieron.

Las chicas relataron que, cerca de las tres de la mañana, comenzaron a ver más patovicas en el sector del boliche que suelen ocupar los alumnos del Pellegrini. “En diez minutos esa esquina se llenó de tipos enormes vestidos de flúor que nos arrinconaban”, afirmaron.

Una de las agredidas habló con PáginaI12, y confirmó todos los dichos del comunicado.

“Mientras bailábamos, sentimos que nos agarran violentamente de la ropa y nos meten en un cuartito blanco con mucha luz”, relataron las alumnas en el texto. Adentro del cuarto, les pidieron los documentos y las empujaron a otra habitación.

Las chicas sostuvieron que “8 oficiales de policía, varios de ellos muy tiesos, acelerados, era evidente que estaban drogades”, afirma el relato.

“Tuvimos que alcanzarles nuestros documentos del piso más de dos veces”, señalaron.
Auna de las chicas, cuando se dieron cuenta de que era mayor de edad, la apartaron y la llevaron a otro lugar.

“La golpearon. Y cuando terminaron le dijeron explícitamente las ganas que tenían de matarla. ‘La sacaste barata porque estás acá adentro, si no sabés cómo te mataría’”, contaron que dijo uno de los patovicas.

Además de las agresiones físicas, los patovicas las amenazaron y reivindicaron la última dictadura cívico- militar. Según las chicas, les dijeron que “en la época de la dictadura estábamos mejor porque les miliques – señala el comunicado– la hacían corta y a la gente como nosotres nos desaparecían”. Los comentarios de los agresores eran acompañados de risas despectivas.
Ofelia Fernández, ex presidenta del Centro de Estudiantes del Pellegrini, denunció las agresiones sufridas por sus compañeras en un video en redes sociales. “Retuvieron a un grupo de pibas en un cuarto sin motivo alguno, les negaron todo tipo de comunicación con el exterior y entre ellas. Los policías estaban totalmente pasados de merca, tiraban los documentos al piso. A una piba la golpearon y la amenazaron de muerte, todo mientras sostenían ideológicamente la tortura diciendo que querían que volviera la dictadura”, relató Fernández, quien calificó el episodio como un “abuso de poder arbitrario y horroroso”.
Las chicas estuvieron encerradas dos horas y media enel cuarto. Por ahí pasaron otros jóvenes que estaban en la fiesta para ser revisados.
Los patovicas no permitieron que las chicas hablaran entre ellas. Alas menores de edad les permitieron llamar a sus padres y dejaron incomunicadas a las otras. “Nadie afuera de ese cuarto sabía dónde estaban ni si estaban bien”, afirmaron las chicas.
Los patovicas las obligaron a esperar a sus padres en silencio y sin poder usar los celulares. Finalmente, los padres de las dos chicas más jóvenes fueron a buscarlas, mientras que a las mayores las retuvieron un poco más. “Averiguaron antecedentes y nos soltaron escoltades por policías riéndose, amenazandonos”, afirmaron en su comunicado las chicas.
Las fiestas de egresados de los colegios Nacional Buenos Aires y Carlos Pellegrini se realizan tradicionalmente en Mandarine Park.
Algunos alumnos llamaron a boicotear las fiestas que se realizarán en ese boliche. “Mandarine no deja a las pibas entrar con el pañuelo…
Por qué le seguimos dando de comer a estos lugares?”, escribrieron en Twitter.

Alumnas y alumnos del Nacional de Buenos Aires y del Pellegrini llamaron a boicotear las fiestas del Mandarine.