Una adolescente fue acosada por WhatsApp por el empleado de una heladería después de hacer un pedido

GROOMING

08/01/2019 – tn.com.ar – Mención Ministerio Público Fiscal.

Fue en Caballito. El padre de la víctima denunció lo sucedido por las redes sociales. El abogado del comercio confirmó a TN.com.ar que lo echaron.

Una adolescente de 14 años pidió un cuarto de helado a la heladería Freeport de Caballito. Al no tener un teléfono fijo, dejó como número de referencia de compra su celular. Para su sorpresa, después de recibir el delivery, a la chica le empezaron a llover mensajes de WhatsApp de uno de los empleados del local. A pesar de que ella le remarcó su edad, el hombre de 30 años insistió y hasta le pidió fotos para “conocerla”.

El caso salió a la luz este lunes a través de las redes sociales. El padre de la nena, Elio Puntieri, denunció en Twitter el acoso que sufrió su hija. En la publicación, compartió las capturas de pantalla de la conversación.

“Mi hija llamó por teléfono y cómo no tenemos fijo dejó su celular a la heladería. Y al rato de recibir el helado, un empleado de la heladería empezó a escribirle por WhatsApp. Primero le preguntó si le había gustado el helado, y después le sacó charla y le dijo hermosa”, explicó el hombre a Telefé Noticias, indignado por la situación.

Cuando el empleado empezó a hacerle preguntas personales y hasta pedirle fotos, la adolescente le dio el celular a su papá y le advirtió sobre lo que estaba pasando. Fue en ese momento que Elio se hizo pasar por ella y siguió la conversación para ver “hasta donde llegaba”. “Pensé que iba a cortarla, pero siguió chateando”, agregó.

Al darse cuenta de que el joven no iba a frenar con la charla, el padre de la chica se acercó hasta la sucursal y preguntó por él enfurecido. “Le grité de todo. Empezó a pedirme perdón y le dije que lo iba a denunciar”, sostuvo.

En diálogo con TN.com.ar, Jorge Clemente, el abogado de la heladería, confirmó que los dueños se habían enterado de la situación por las redes sociales y que decidieron echar al empleado, que trabajaba como cadete y una vez a la semana como encargado. El letrado resaltó que hubo una “inconducta al tratarse de una menor”.

A su vez, desde el comercio se comunicaron con el padre de la adolescente para informarle esta medida. Y sostuvieron que el hombre quedó conforme con esta decisión.

A pesar de la desvinculación del empleado, Elio aclaró que el mismo día de los hechos hizo la denuncia en el Ministerio Público Fiscal. Las autoridades ya tomaron contacto con él y la semana que viene irá a declarar.