AGUSTINA KAMPFER Y SUS DENUNCIA CONTRA EL PERIODISTA 

VIOLENCIA DE GÉNERO

30/01/2019 Revista Pronto 

“SALIA DE INCORRECTAS Y MIRABA SI ESTABA FEINMANN PARA EVITAR OTRA SITUACION DE VIOLENCIA 

Antes de irse de vacaciones con su hijo Juan (1) y su novio Carlos Gianella, la periodista había firmado una extensión de su contrato como panelista de Incorrectas. Sin embargo, al volver le dijeron que ya no formaba más parte del programa. Agustina no tiene dudas de que esto está vinculado a k denuncia por hostigamiento laboral que hizo hace unos meses contra Eduardo Feinmann. “Desde la productora me confirmaron que fue por pedido de él”, asegura Se tomó unos días de vacaciones en Brasil con su pareja, Carlos Gianella (46), y su hijo, Juan Badaracco (1) porque necesitaba un poco de respiro después de un intenso año en el panel de Incorrectas pero cuando regresó, le comunicaron que había quedado afuera del programa que conduce Moria Casán en las tardes de América. Agustina Kampfer (37) lo atribuye directamente al feroz enfrentamiento que tiene con Eduardo Feinmann (60) desde mediados de afio y que se acrecentó luego de que la periodista radicara una denuncia por hostigamiento laboral en la Unidad de Género de la Comisaría 2a. Eso fue el 3 de enero y Agustina aclaró en Instagram: “Sé que Feinmann va a intentar dejarme sin trabajo después de todo esto. Pero no puedo hacer otra cosa, necesito defenderme, defender lo que es justo, emitir un mensaje contundente para él y para todas las personas que hostigan a otras en sus lugares de trabajo. No nos callamos más”. A su regreso, se cumplió lo que había presagiado y fue desvinculada de América.
-¿Qué fue lo que pasó? -Para que se entienda bien, lo voy a remontar al momento uno. En julio, en Incorrectas se pasó un informe sobre la posible presidencia de Marcelo Tinelli y salía un audio de Feinmann criticándolo, diciendo barbaridades de él, de Ideas del Sur y todos los proyectos que hace el conductor. Cuando volvimos al piso, hice alusión a algo que el propio Eduardo Feinmann dijo hace unos años y que recuerdo muy bien. De hecho, después me fijé y está on line. Hace unos años, su nombre figuraba como posible integrante del Bailando y Feinmann comentó que para él era un honor que su nombre esté dando vueltas para formar parte del programa y que lo consideraran en la mejor productora del país. Al volver al piso, hice alusión a que Feinmann antes tenía ese discurso público porque no lo hablé yo con él en un café; lo vi por televisión.
-¿Y qué sucedió? -Se ve que eso lo enfureció, fue al control del programa y me envió una amenaza vía mis compañeros de trabajo. Les dijo a los productores que manejan el área técnica: “Avísenle a Agustina Kampfer que el que avisa no traiciona, que ya se las va a ver conmigo, que espere”. Hizo tiempo hasta que terminara Incorrectas y me esperó a la salida del programa, entre la puerta del estudio y el ascensor. Estaba completamente enfurecido, encolerizado, me gritó barbaridades, me amenazó, me insultó y me deseó lo peor. ¿ -¿Qué hiciste con eso? -Traté de resolverlo en primera instancia de manera intema con el canal pero no tuve una respuesta concreta. Manifesté que necesitaba trabajar tranquila y pedí garantías de poder circular tranquilamente por los pasillos sin que una persona me agreda desmesuradamente^ Cualquier persona tiene derechos a poder circular por los espacios del edificio en que trabaja sin sentirse amenazada. Me dijeron de Recursos Humanos que iban a tomar cartas en el asunto, que iban a labrar un sumario, que nos iban a citar a los dos pero no tuve mayores respuestas que eso y quedó en la nada porque nunca me participaron de una resolución. Los días iban pasando, se diluyó y tomé una postura pasiva. Aspiré a que fuera algo pasajero pero fue sólo una expresión de deseo de mi parte. No fue lo que pasó. -¿Cómo siguió la historia? -Feinmann se levantaba un día de malhumor y twitteaba algo acerca de mí agrediéndome. Eso de la nada, incluso durante sus vacaciones. Tuve que entender a la fuerza que él podía atacarme en cualquier momento porque tiene una obsesión y un ensañamiento conmigo permanente. Entonces acudí a la Justicia para tener garantías de que iba a poder trabajar tranquila. Ahí fue que hice la denuncia en la Unidad de Género de Avenida Las Heras y Callao. Es por hostigamientomaltrato, intimidación verbal y amenazas. Yo tenía programadas mis vacaciones que había arreglado con el canal y me fui a Brasil. Antes de eso, firmé una extensión de mi contrato, que es como se hace hoy por hoy en los canales, que vas renovando el contrato por tantos meses más. Al regresar, me comunicaron que ya no formaba más parte del programa. -¿Quién te dio la noticia? -José Núñez, en nombre de la productora Jotax. Prefiero no entrar en detalles de qué fue lo que me dijo porque estoy con Periodistas Argentinas evaluando qué vamos a hacer y no quiero avispar nada. Pero no fue como dijeron desde Jotax a los medios, que había sido porque el programa fue virando hacia el espectáculo. Eso ya pasaba y dudo que una periodista que se especializa en política y actualidad no pueda opinar acerca de qué está pasando en Carlos Paz con las polémicas entre los integrantes de una obra de teatro. Al margen de lo ridículo del argumento, tengo confirmado por gente de la misma productora que fue por pedido de Eduardo Feinmann.
-¿Tanto poder tiene? -No es una cuestión de poder, son cuestiones relacionadas a las conveniencias. Núñez con Noel Vila son los socios que desarrollaron Jotax pero del canal nadie me habló. A partir de ahí me contacté con Periodistas Argentinas y me manifestaron su apoyo rotundo. Subieron un comunicado para rechazar las condiciones y las razones de mi despido. Una mujer que denuncia violencia de génerono puede ser inmediatamente despedida de su trabajo. Las Periodistas Argentinas no están dispuestas a tolerar eso. Por supuesto que muchas de las integrantes de la agrupación tenían miedo de sacar el comunicado porque es lo que nos pasa a todas permanentemente. El castigo es el despido, que siempre es una mala noticia y más en este momento en que los medios echan a personas de a decenas todas juntas. Entonces es difícil tomar la postura más activa porque nadie quiere perder su empleo. Pero llegamos al punto de entender que si no nos unimos y organizamos para que esto cambie, esto nunca va a dejar de ser así.
-¿Qué más hizo Periodistas Argentinas? -Integrantes de la agrupación se reunieron con los dueños de Jotax y les manifestaron que en América tiene que haber un protocolo de género inmediatamente porque no puede ser que una mujer sea hostigada en los pasillos del canal y que no exista un protocolo elaborado para defender a la persona agredida. Además, en cualquier programa de televisión en el que se desvincula a un miembro que está desde el comienzo del ciclo, se dedican unos segundos para hablar del tema. Es una valoración hacia el trabajo del otro, una cuestión de respeto mínima y suele suceder cuando no hay algo oscuro de por medio. Es llamativo que en Incorrectas no hayan dedicado ni 5 segundos a hablar de mi desvinculación si efectivamente se debió a algo tan natural.
-¿En estos meses tuviste algún otro episodio con Feinmann? -Varios. Me lo cruzaba de lejos y me miraba de manera intimidante. Salía del estudio de Incorrectas en un corte para ir al baño y tenía que estar fijándome si él estaba o no en los pasillos para poder circular tranquila. El programa de Eduardo en A24 es en el estudio de al lado y él siempre se reúne un rato antes con su equipo en el hall del canal antes de entrar. No me lo quería cruzar para evitar otra situación de violencia semejante. Vivía a la expectativa de no cruzármelo; no tenía paz. -¿Periodistas Argentinas pide tu reincorporación? -Sí, pero siempre supe que eso no iba a pasar. Aparte lo que hicieron conmigo es aleccionador para el resto de las mujeres. ¿Cuál es el mensaje que surge de todo esto? Si te maltratan y te quejás, te despiden. De todas formas, cuando lo denuncié tuve en cuenta que mi despido era una posibilidad. Pero aun así no podía no avanzar en mi denuncia porque no podía tolerar que una persona me agrediera, me amenazara y maltratara y no hacer nada. En Incorrectas tocamos temas referidos a violencia de género en todos estos meses y siempre pedí unos segundos para decirles a las mujeres que se empoderen y no permitan estas situaciones, que se animen a denunciar, que busquen ayuda y contención. Entonces cuando me tocó a mí no me podía quedar callada y de brazos cruzados. Tenía que actuar.
-¿Estás sin trabajo o tenés otra actividad? -Me quedé sin nada, era mi único trabajo. Estoy evaluando emprender un proyecto personal, que más adelante contaré. De toda crisis siempre surge una oportunidad. -¿Te llamó alguna de tus compañeras de panel? -Todas, desde Mica Viciconte a Carolina Losada. Todas me expresaron su preocupación y muchas de ellas me manifestaron sus ganas de hacer una defensa más contundente pero sentían miedo de alguna reprimenda por parte del canal. Me pidieron disculpas y las entiendo porque me pasaría lo mismo. Es el mensaje que están dando: chito la boca porque te quedás afuera. No acepté ninguna disculpa porque no tengo nada que disculpar. Las entiendo y los llamados que recibí fueron más que suficientes. Con Moría también nos mensajeamos y me manifestó su solidaridad.
-¿Cómo sigue la historia? -Desde Periodistas Argentinas me manifestaron su apoyo para continuar con esto pero ahora está todo medio disgregado por el momento del afio; estamos en enero y fue todo bastante digital el contacto y la organización. Estoy hablando con la abogada de la organización, Cristina Monserrat, para ver cómo avanzamos. Más que por mi caso puntual es para que esto no se repita. No puede ser que haya un despido sin indemnización, por ejemplo. Es ley en la Argentina y el mundo. Las situaciones laborales son muy precarias y los contratos televisivos son deplorables. Si firmás un contrato de tres meses que dice que no tenés derecho absolutamente a nada si la historia se termina, ¿cómo te vas a defender si te pasa algo? Firmás por días contados y si te quejás, no te renuevan el contrato. La situación es preocupante, más allá del tema de género. Esto es general en la televisión.
-Andrea Taboada dijo que en América te apodan “chancha blanca”. ¿Por qué es? -No tengo idea qué significa pero te puedo contar que me escribieron personas de distintas áreas del canal, de maquillaje, vestuario y técnica, y me dijeron que es la primera vez que escuchan eso que dijeron en televisión. Tengo clarísimo que eso no es cierto y ni siquiera sé qué significa. Ni la persona que lo dijo sabe traducir a qué alude ese supuesto apodo.
Y si fuera verdad, me parece una falta de respeto y bastante preocupante que en medio de un tema tan serio, como lo es el despido de una persona de su trabajo por haber denunciado violencia de género en una comisaría, se banalice hablando de supuestos apodos de mal gusto. Taboada se mofó de esta situación, no era el momento adecuado y se ve que no pasó nunca por una situación de injusto despido o directamente no le importa.
-Angel De Brito declaró: “A Kampfer le pasa esto por cínica”.
-¿Será que ese es el espejo en el que él mismo se ve? En ese programa defendieron al agresor. Permanentemente defendieron la postura de la persona que me agredió. Sostengo que todos tenemos derecho a pensar lo que nos plazca acerca de cualquier persona y en eso nadie se puede meter. Lo que no podemos hacer es ir por la vida agrediendo a todo aquel que no nos caiga bien porque entonces entramos en otra historia. Si queremos una sociedad sin grietas ni violencia, desde la televisión no se pueden emitir este tipo de mensajes: “Esta es una cínica, aquella es una caradura”. ¿Cuál es el ejemplo que damos como comunicadores y formadores de opinión? El mensaje es de agresión. Podés pensar lo que quieras de otra persona pero eso no te da derecho a agredirla. La libertad de pensamiento no es libertad de violencia.
-Te cambio de tema. ¿Cómo fueron las vacaciones con tu pareja y tu hijo? -Soñadas. Fuimos al mismo lugar de Brasil que el año pasado porque nos gusta tanto que ojalá podamos seguir yendo todos los años. Alquilamos una casa en el medio de una reserva ecológica a orillas del mar. Es un lugar ideal sobre todo para Juan porque es una playa bastante despoblada y el nene estaba hecho un salvaje corriendo, haciendo castillos de arena y metiéndose al agua. Es muy sociable y cada vez que aparecía alguien, iba a saludarlo. Los brasileños se asombraban mucho porque no tiene miedo y lo veían interactuar de una manera muy natural con el mar y con la arena, cosa que no es tan común para un niño de solo 15 meses.
-Circuló una foto tuya haciendo topless. -Sí. ¿Por qué no hacerlo? Estaba veraneando en un lugar con muy poca gente alrededor y en un país que tiene una postura sobre el cuerpo bastante más evolucionada que la nuestra. Tenía ganas de broncearme sin marcas, soy de tomar poco sol porque soy muy blanca y me resaltan las marcas cuando me bronceo con traje de baño. Las fotos son muy lindas y le agradezco a quien me las robó en la playa.
-¿Carlos te propuso casamiento en Brasil? -En realidad, la propuesta fue en Buenos Aires y lo conté cuando estábamos en Brasil porque entre la propuesta y las vacaciones, me tomé el tiempo de contárselo especialmente a las personas que forman parte de mi entorno más cercano. Cuando quedé embarazada de Juanchi, mi mamá se enteró por los medios y no quería que esta vez me pasara lo mismo. Llamé a las personas que más amo y les conté la noticia personalmente. Una vez que nos fuimos de vacaciones, se le conté a mis seguidores de ínstagram. -¿Cómo fue la propuesta? -Fue los primeros días de octubre y de una manera muy poco romántica. Quedó ahí, como un proyecto entre nosotros y al momento de darme el anillo le dimos un impulso más serio. Va a ser este año en septiembre, seguramente para la primavera y queremos casamos en el Tigre. Va a ser una fiesta al aire libre, probablemente de día y que incluya a nuestros familiares y amigos, además de mucha comida rica. -¿Te vas a vestir de blanco? -No lo sé todavía pero es posible. Vamos a pasar por el registro civil pero no pienso pasar por la iglesia de ninguna manera. No soy creyente así que la iglesia no entra en el esquema. No podría plasmar esta unión tan hermosa en una sede de la institución que más presionó a senadores y diputados para que votaran que sigan muriendo mujeres de bajos recursos en abortos clandestinos ante la desesperación de una maternidad no deseada. Así que va a ser civil y luego una fiesta al aire libre. -¿Juan va a llevar los anillos? -Alguna participación especial va a tener porque él es muy protagonista de todo. Pensé que cuando empezamos a salir con Carlos, Juan tenía un mes y medio. Fue muy protagonista de nuestra historia de amor en todo momento porque es un niño que nos necesitaba y nos necesita permanentemente. Es probable que tenga un lugar especial. Mi papá ya falleció y quizás Juan me lleve hasta el altar. Pero es tan revoltoso que cualquier idea que se nos ocurra puede ser pésima porque es un niño imparable.