Prisión domiciliaria para un pediatra

PORNOGRAFÍA INFANTIL

07/09/2019 – La Nación – Mención sfiscal Daniela Dupuy.

El médico está acusado de fotografiar a menores en el Garrahan.

La Justicia benefició con la prisión domiciliaria al pediatra del Hospital Garrahan acusado de supuesta tenencia y distribución de pornografía infantil. La resolución de 26 páginas fue dictada por los camaristas Sergio Delgado y Elizabeth Marúm, y ya se hizo efectiva. A partir de esta resolución, el médico identificado como Ricardo Russo abandonó anoche el penal de Ezeiza donde estuvo detenido casi 100 días para instalarse en su casa, en el barrio River. Los jueces ordenaron el monitoreo con una tobillera electrónica.

A partir de una investigación encarada por la fiscal Daniela Dupuy, el médico fue acusado de haber tomado, a través de su celular, una serie de ocho fotografías a una niña, de entre seis y diez años, en las que se observan sus partes genitales, en el interior de su consultorio privado, en Uruguay al 700. También fue imputado de haber producido, con su celular, tres fotografías de una niña de entre seis y diez años en el interior del Hospital Garrahan.

Al fundar el pedido de morigeración de la prisión preventiva, el abogado Mariano Izquierdo, quien representa al médico, sostuvo que el acusado “tiene arraigo, en tanto vive en una casa de su propiedad –la que, en el año 2012, tenía un valor inmobiliario de US$358.750– con su grupo familiar, conformado por su esposa y sus dos hijos, y no registra rebeldías ni condenas anteriores”.

El fiscal ante la Cámara de Apelaciones porteña se opuso al beneficio de la prisión domiciliaria debido a que existía el riesgo de que el imputado no permanezca en el país para el momento del juicio. El representante del Ministerio Público fundó su posición a partir de la información aportada por Migraciones que da cuenta de las entradas y salidas del país por parte del imputado, así como también que posee disponibilidad económica para hacerlo.

“El monitoreo con el sistema de geoposicionamiento constituye una morigeración de la prisión preventiva, dado que, si bien el encartado debe permanecer en arresto, puede hacerlo dentro de su casa y en compañía de su entorno”, sostuvo el juez Delgado