Ciberdelitos. En un congreso, expertos dieron cifras sobre su crecimiento Alertan que, en la Dark Web, hackers venden desde datos bancarios hasta claves de Netflix

CIBERDELITOS

11/09/2019 Clarín –

Claudio Andrade

En la Dark Web (web oscura) el comercio “minorista” es un negocio en alza. Como en un “Mercado Libre” del mal, en la red prohibida hay productos y servicios para todos los gustos. Por ejemplo, el acceso a servidores de empresas puede costar entre 10 y 20 dólares la hora.

También ofrecen hasta claves de Netflix y PayPal.
El ingreso a la billetera virtual de un estadounidense de clase media de Texas, por caso, se consigue a cambio del 10% del saldo. La consultoría de un hacker para burlar el sistema de seguridad de un restaurante o una heladería ubicada, por qué no, en Argentina, ronda los US$ 100 la hora. Los oferentes son profesionales, en su mayoría de Rusia, y otros países que alguna vez contuvo la URSS.
Además, los hay de Brasil, Estados Unidos y Europa.
Se estima que los ciberdelitos financieros le cuestan al mundo US$ 600.000 millones al año, cifra que crece con rapidez.
De estas cifras y servicios criminales se discute en el “2° Taller Internacional de Lucha contra el Ciberdelito”, organizado por la Dirección de Investigaciones del Ciberdelito del Ministerio de Seguridad de la Nación y la Fundación CAPA 8. El encuentro que empezó ayer y termina hoy en el auditorio de la Universidad Católica Argentina (UCA), de Puerto Madero.
En cierto modo, es la contracara de un congreso de hackers, en el que participan algunos de los mayores especialistas en ciberdelito de Estados Unidos, Francia, Inglaterra y la Argentina. El taller reúne a un selecto grupo de empresas de seguridad, compañías de diversos rubros, funcionarios y especialistas.
“Este año ampliamos la inscripción a 500 personas y quedó gente afuera, lo que demuestra el crecimiento del tema”, resaltó el director nacional del área, Pablo Lázaro. El diagnóstico general es que, aunque hay herramientas para luchar contra la ciberdelincuencia, el cuadro es preocupante. Se estima que sólo en 2018 más del 50% de las PyME en Estados Unidos recibieron ciberataques.
Y las firmas de seguridad estiman que en la Argentina la situación es muy similar.
La “empresa” rusa Joker’s Stash, por ejemplo, ofrece en la Dark Web 5,3 millones de tarjetas de crédito de personas y comercios de Europa, Sudamérica y Estados Unidos. Otra “firma” de Europa del Este ofrece a quien los pague datos de más de 10 mil tarjetas y cuentas de la Argentina, según reveló el experto Robert Villanueva, vicepresidente ejecutivo de Q6 y Cytric Solutions.
Desde 2008, en Argentina el cibercrimen está tipificado en el Código Penal. Pero el comisario Ricardo Rubén Rocha, de la Policía Federal Argentina (PFA), aseguró que aún hay dificultades para investigar en esta área. “A veces uno tiene la sensación de que está siguiendo un fantasma, que no tiene casa, auto, nada”, apuntó.
Igual opinó el comandante principal Juan Ariel Encina, de Gendarmería Nacional Argentina (GNA). Las investigaciones encuentran una pared a veces insalvable en el camino hacia los datos de los servidores empresariales.
“Estamos trabajando para lograr que se trabaje en conjunto y se agilice todo el proceso”, afirmó Rodrigo Bonini, a cargo de la Dirección Nacional de Investigaciones.
Del evento también participó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien anunció la creación de la primera Tecnicatura Superior en Ciberdelito, que se ofrecerá en la Universidad Nacional Raúl Scalabrini Ortiz.
A esta altura, según los expertos, casi no hay delitos que no revelen algún punto de contacto con la web.

Seguridad informática. Especialistas se reunieron ayer en Capital