Actrices Argentinas realizó una nueva denuncia por acoso sexual

COLECTIVO DE ACTRICES

13/09/2019 – Argentina.Pitirre.info

El Colectivo de Actrices junto a otras organizaciones, la mayora de ellas feministas y transfeministas de distintos mbitos, denunciaron esta tarde a un ex directivo del Centro Cultural San Martn por acoso y maltrato laboral contra una empleada, Anah De la Fuente, que lo demand en la Justicia y llev a que ella perdiera el trabajo.

Si bien no fue nombrado en la conferencia de prensa, el hombre apuntado es Diego Pimentel, quien tiene una causa en la Justicia «e ir a juicio oral», precisaron las convocantes.

«Acompaamos en este acto la denuncia penal de Anah de la Fuente, quien sufri acoso y maltrato dentro del Centro Cultural San Martn por un directivo que, a su vez, es responsable de una ctedra dentro de la UNA, Universidad Nacional de las Artes», precis la actriz Jazmn Stuart.
La conferencia de prensa se llev a cabo en el Hotel Bauen y estuvo encabezado por las actrices Anabel Cherubito, Alejandra Flechner, Cecilia Roth, Malena Snchez, Laura Azcurra, Julieta Daz y Thelma Fardn, entre otras.

Asimismo, la denuncia estuvo respaldada por otras organizaciones feministas y transfeministas de la cultura, de la sociedad y de los Derechos Humanos.

«Me qued sin trabajo, sigo sin trabajo. Ya es de pblico conocimiento que esta persona renunci, pero yo no tuve ninguna comunicacin desde la institucin», asegur Anah. «Hay ms denunciantes, testigos y ms personas que an no se animaron a hablar», agreg.

A finales de agosto, Diego Pimentel, director de Centro Cultural San Martn, renunci a su cargo en medio de un investigacin por la denuncia de acoso sexual en su contra que realiz Anah de la Fuente, quien trabajaba como community manager en dicha institucin desde 2017.

La joven habl de «acoso sexual permanente» y relat lo ocurrido en el cocktail de un festival con el funcionario. «Se sent al lado mo, conversamos y empez a subir el tono. Al irnos, ofreci llevarnos a todas, dio una vuelta brbara para dejarme a m a lo ltimo y me hizo pasar adelante. De ah en ms empez el acoso, fsico y emocional. Pidi mi nmero y me llamaba hasta los fines de semana»,

«Me agarraba de las manos, me tiraba para atrs los brazos, como en un gesto de reducirme. Faltaba que me ponga las esposas. Nunca lo interpret como un juego.

Era mi jefe! Lo que haca era incitar a un juego de violencia sexual, totalmente fuera de lugar. Yo me quedaba paralizada y me intentaba soltar. Me agarraba, me pellizcaba de la cintura, me abrazaba y me apoyaba. Not que era cada vez ms intenso, entonces me puse en alerta, y me dije: esto va a ser peor