Seis detenidos por el violento desalojo de 30 familias en el barrio porteño de Constitución

DESALOJO

09/10/2019 – Clarin.com – Mención Fiscalía Penal Contravencional y de Faltas 11.

El inmueble quedó deshabitado.

El operativo se realizó en un edificio de la calle Solís 2152. Detuvieron a seis personas por agredir a la policía con botellas, piedras y garrafas.

Seis personas fueron detenidas, tres argentinos, dos peruanos y un brasileño,en un desalojo de 30 familias que ocupaban desde hace meses un edificio en el barrio porteño de Constitución, quienes opusieron resistencia a la medida judicial con piedras, palos y botellas, informaron fuentes policiales.

El procedimiento se realizó en el edificio de la calle Solís 2152 por orden del juez Juan Perozzielo Vizie, pese a que la Defensoría del Pueblo Adjunta había solicitado ser mediadora y conformar una mesa de trabajo para evitar que las personas queden en la calle.

«El inmueble ya está deshabitado y las familias están pasando a retirar sus pertenencias» destacó un comunicado de la Policía de la Ciudad y agrega que «hay seis detenidos (tres argentinos, dos peruanos y un brasileño) por agredir al personal policial, al arrojar elementos contundentes (botellas, garrafas, piedras y palos)».

«A raíz de ello una de esas botellas dio sobre el casco de un oficial provocando una herida cortante en el cuello , por lo que intervino la Fiscalía Penal Contravencional y de Faltas 11» , destacó el parte.
Indicó además que las primeras tres detenciones » se realizaron cuando intentaron cortar el tránsito en Caseros y Solis» y que uno de ellos «mordió a un policía», mientras que se los acusa de «atentado y resistencia a la autoridad y lesiones».

Bárbara Bonelli, Defensora del Pueblo Adjunta, dijo a Télam que el día anterior «efectivamente habíamos hecho una propuesta al juez, para concretar una mesa de trabajo para discutir las soluciones habitacionales de los vecinos y posponer el desalojo por un mes. Posibilidad que se dijo verbalmente pero no había nada formalizado».

«Hoy lamentablemente -continuó Bonelli- nos llamaron para avisarnos que se estaba llevando a adelante el desalojo con una fuerte presencia policial. Con lo cual acudimos con el Defensor de Pueblo, Alejandro Amor e intentamos intervenir para chequear las condiciones en las que se estaba llevando adelante».

Y añadió «La oficial de Justicia nos negó la entrada. De hecho en ningún momento pudimos entrar al inmueble».
Bonelli agregó que «estuvimos acompañando a las familias que fueron registradas por el «Programa Buenos Aires Presente» para obtener un subsidio habitacional»

Las familias aseguraron que en el edificio funcionó durante mucho tiempo un hotel sin habilitación. «Había un encargado que le pagaba un alquiler a la propietaria y después subalquilaba las habitaciones. Este hombre se fue dejándonos con el juicio de desalojo».

Las familias se presentaron en el expediente planteando reconducir la locación y hacerse cargo ellas mismas del pago, lo que no fue aceptado por la propietaria del inmueble.