Multan al boliche que discriminó y hostigó a una joven trans

DISCRIMINACIÓN

04/12/2019 Diario Popular – Mención  Fiscalía N° 22

TAMBIEN OBLIGAN AL DUEÑO A PEDIRLE DISCULPAS

Multaron al boliche de-la Costanera que había sido clausurado la semana pasada por la Justicia porteña por discriminar y hostigar a una chica trans a la que no dejaron entrar porque le dijeron que «parecía un hombre», hecho por el cual obligaron al dueño del establecimiento a pedirle disculpas a la joven.
La medida fue dictada por el juez en lo PenalContravencional y de’ Faltas Rodolfo Ariza Clerici, que resolvió además de multar al boliche Rose in Río y al dueño, y pedirle disculpas a la joveh Kiara Acosta, colocar un cartel con la leyenda: «Este local respeta la dignidad y diversidad de las personas».
Además, el magistrado ordenó que se publique en los -medios de prensa y en redes sociales un pedido público de disculpas. «Emprendimientos Costanera S.A., cuyo nombre de fantasía es Rose In Río, pide disculpas por los lamentables hechos que tuvieron lugar el pasado 24/11/2019 y pide disculpas a la víctima L. C. A., así como al colectivo trans, comprometiéndose a futuro a adoptar una política de admisión respetuosa de la Ley 26.370, libre de cualquier perjuicio y que no suponga un trato discriminatorio o arbitrario para los concurrentes», dice el texto redactado por la Justicia.
Tras disponer esas medidas, los imputados reconocieron la existencia y responsabilidad de los hechos denunciados, por lo que se formalizó el acuerdo y se ordenó el levantamiento de la clausura.
La denuncia había sido realizada por la joven Kiara Acosta, de 21 años, quien el pasado domingo a la madrugada concurrió al boliche con una amiga y antes de ingresar, un empleado le dijo: «No pasás porque parecés un hombre y no estás tan buena como tu amiga».
La denuncia fue realizada por Acosta en la Fiscalía N° 22, en donde se comenzó a investigar la causa como «discriminación y hostigamiento».
Tras la recolección de pruebas y la declaración de varios testigos, el juez «determinó que eran suficientes para clausurar el. boliche».
En su fallo, el juez Clerici indicó que «el caso configura un caso de discriminación- interseccional, atento al trato discriminatorio dispensado en contra de ambas damnificadas”.

«Han sido objeto de discriminación en base a los dichos de claro tinte vejatorio, con expresiones misóginas y creencias de tipo transfóbicas», dijo el juez en su fallo.